keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Amor en tiempos de San Valentín
15.02.2017
Por Olivia Meza
fotografía Dorian Ulises López

Creo que la persona que se le ocurrió el “Día de San Valentín” es un verdadero genio de la mercadotecnia. Y sí, muchos lo detestan, otros lo aprovechan para comprar flores, ositos de peluche y globos (el de changuito con boxers de corazones,, siendo el más popular). Este holiday originado en Estados Unidos lo hemos adoptado como parte de nuestra cultura mexa-gringa (por ponerle un nombre) la cual no solo se conforma del Valentines, sino de Halloween, Super Bowl o Santa Claus en Navidad (en su versión americanizada). Estar cerca de este grande país nos ha influenciado casi forzosamente de tal manera que hemos convertido algunas de sus tradiciones en las nuestras.

En México, el 14 de febrero es mejor conocido como el Día del Amor y la Amistad. Todos hemos crecido con esta fecha que celebra a los amigos, a los novios y al amor en general, ya sea desde las cartitas que les escribías a tus mejores amigas en la primaria hasta el peluche sorpresa que te dejaba algún admirador secreto en la secundaria. En lo personal, creo que este año más que celebrar el amor en un día específico, es concientizarse sobre él. No solo como un concepto material de regalar cosas, sino de realmente reflexionar sobre lo que nos hace falta como humanidad; de lo que hemos dejado pasar por estereotipos inculcados alrededor del amor o del mismo trato que se ha vuelto un tanto indiferente hacia los demás.

Creo que el amor siempre está presente en nuestra cotidianidad. De una u otra forma, ahí está, pero estamos tan ensimismados que pasa desapercibido. Por ello, mi amigo Dorian y yo salimos a da runa vuelta ayer por la Condesa, Zona Rosa y Reforma para documentar un poco sobre lo que se vive a nivel social y cultural y además que el amor SÍ existe. Nos dimos cuenta de que había más gente vendiendo globos o flores que los que regalaban o llevaban uno, sin embargo se agradece por llenar de colores las calles; tal vez no haya tanta euforia por esta fecha pero las muestras de amor sí fueron auténticas.

P.D. Hasta yo terminé con un ramo de flores que una chica me dio porque no podía llegar a su oficina con ellas.

 

Gracias a todos los que nos dejaron tomarles fotos 🙂