keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
CHANEL HAUTE COUTURE 2022, EL SUEÑO ETÉREO DE VIRGINIE VIARD
08.02.2022
Por Wendy San Jose

Vestidos que flotan como suspendidos, siluetas diáfanas, levedad, contrastes, feminidad y frescura es lo que nos espera en la colección de Chanel Alta Costura para Primavera/Verano 2022.

Virginie Viard, directora creativa de la marca, concibe la temporada como una experiencia onírica. Confluye una atmósfera multidisciplinaria con tintes constructivistas como apología a Karl Lagerfeld, su predecesor hasta su fallecimiento en 2019, a través de la colaboración con artistas y personalidades que armonizan con su espíritu.  

Encrucijada de fantasía y realidad

El artista contemporáneo, Xavier Veilhan fue elegido por Viard para materializar el paisaje que encapsularía los diseños inéditos. Mediante elementos modestos y mundanos, el parisino logra un universo ecuestre balanceándose con ligereza hacia la alta costura.

Charlotte Casiraghi como primera salida de la colección.

La embajadora de la marca, Charlotte Casiraghi, abre el show exponiendo el concepto de Veilhan a caballo, marcando la pauta de los siguientes looks. El arquetipo de fusión entre códigos intrínsecos de la maison, referencias de Gabrielle Chanel y alusiones a la modernidad del avant-garde de los años 20, está presente en la esencia de la colección.

La experiencia enfatiza la belleza de una mademoiselle Chanel y favorece los artesanales tejidos. Se envuelve con éxito el vocabulario del artista dentro de la propuesta musical de Sébastien Tellier, redefiniendo nota a nota la delicadeza .

Más que plumas y cristales

Si vamos al buscador y tecleamos las palabras ‘ALTA COSTURA’, www.Chanel.com es una de las primeras ligas a las que se te dirigirá, y no es por nada. La maison ha dedicado no solo una, pero varias vidas a la causa. Viard misma, habiendo aprendido de la maestría de Lagerfeld por unos 30 años, conoce como nadie su lenguaje, evocando en sus diseños una respetuosa y tímida oda a su historia.

Se observa en su expertise de texturas, hace suyos los materiales y juega con el movimiento aprovechando siluetas sencillas, pero exquisitamente estilizadas. Está en los sacos de tweed con ajuste idílico de cintura o los pantalones wide leg que emplumados bailan una danza de victoria.

El legado de Coco

Míticos Mary-Janes bicolor, formas geométricas, contrastes, volantes, flecos, macramé, iridiscencia, botones enjoyados, transparencias; los conjuntos hablan y su conversación cruza el tiempo a través de la perspectiva de Viard. Si bien, no se ha destacado por ser la directora creativa/influencer que otras marcas han adoptado como dogma, sabe que su trabajo habla por ella y abraza las raíces de Chanel con aciertos seguros y controlables con una estética grunge.

Chispas de audacia envueltas en humildad se asoman de cuando en cuando. Conjuntos con cruces inesperados y no tan inesperados, pantalones con cortes en costados que fluyen con la modelo paso a paso. La diseñadora muestra que puede también jugar con las sensaciones y dicotomías.

Deja un poco atrás el punk de desfiles anteriores para enfocarse en prendas más sartoriales. Convirtiendo indudablemente los looks de noche en los protagonistas del evento, entre amalgamas de rigidez y fragilidad casi sacado de un libro de Kundera. Su innovación se ve más bien contenida en la exploración de otras disciplinas, y la simbiosis que le atribuye, los conjuntos adquieren poder de la obra de Veilhan y viceversa.

La función de Chanel en nuestros tiempos no es la de Gabrielle en su momento. No atiende una revolución ni libera a la mujer oprimida entre convencionalismos de rigidez en el vestido, pero sí es emblema indiscutible de sofisticación y prestigio. Y aunque las botas que dejó Lagerfeld son difíciles de llenar, es vigorizante ver la óptica de una mujer que demuestra su genialidad con diseño y no con hashtags.