keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
CK+Warhol: Cultura pop, exaltada
03.09.2018
Por Fernando Lucio Escalera

Calvin Klein irrumpió en la escena mundial de la moda en 1968, año en que abrió su propio negocio. Dos años después crea los primeros jeans firmados por un diseñador, imponiendo así la forma de hacer marca y publicidad propia entre los fashion designers como la conocemos hoy día.

Sus anuncios, donde Brooke Shields fue la primera en aparecer, causaron revuelo por su sugestiva forma de presentar ropa: “No hay nada entre mis Calvins y yo”. El sexo vende, y Klein se convirtió en un éxito rotundo; justo como lo planeaba.

Warhol, nacido en 1928 de padres inmigrantes de clase obrera, por el contrario a lo que Calvin Klein representó en su momento, fue un mordaz crítico al consumo desmedido de la sociedad de la posguerra. Irónico fue que se convirtió en un icono de consumo mundial popular. Entendía y satirizaba el American dream en sus obras, que se convirtieron en objeto de culto y referente para el arte contemporáneo.

“Lo bueno de este país es que América empezó la tradición por la cual los consumidores más ricos compran esencialmente las mismas cosas que los pobres. Puedes estar mirando la tele y ver una Coca-Cola, y puedes saber que el presidente bebe Coca-Cola, Liz Taylor bebe Coca-Cola, y piénsalo, tú también puedes beber Coca-Cola. Una Coca-Cola es una Coca-Cola y ninguna cantidad de dinero puede brindarte una mejor Coca-Cola que la que está bebiendo el mendigo de la esquina. Todas las Coca-Colas son iguales y todas las Coca-Colas son buenas. Liz Taylor lo sabe, el presidente lo sabe, el mendigo lo sabe y tú lo sabes”, declaró el artista.

Este año, la firma Calvin Klein en conjunto con The Warhol Foundation for the Visual Arts lanzan y honran el legado artístico y popular de Andy Warhol en una colección cápsula que incluye una serie de autorretratos realizados por el también cineasta en 1986, en siempre añoradas y valoradas Polaroid, donde Andy aparece con lápiz labial, cabello platinado y gafas de sol.

Tenis, jeans, playeras, sudaderas y accesorios, así como ropa interior, clásica de CK, lucen estampadas las fotografías que adornan de manera vistosa y llamativa cada una de las prendas que conforman la colección. Son una muestra de lo que quizás indirectamente Warhol profetizó que sería ser famoso en el futuro, que vivimos hoy.

La edición, obviamente limitada, está a la venta en la pop-up store Calvin Klein Andy Warhol en El Palacio de Hierro de Polanco, y online.

Más:

CALVIN KLEINxANDY WARHOL