keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Festivales
Crónicas de los future sounds: Sónar Festival 2019
24.07.2019
Por Milena VP

Global, intercultural, femenino, queer y radical es el headline con el que se describe y despide el Sónar Festival 2019 y aún no lo podemos superar. El pasado 18, 19 y 20 de julio se llevó a cabo la 26a edición de uno de los eventos más esperados del verano barcelonés.

Dividido en dos recintos, Fira Montjuïc en el día y Fira Gran Via L’Hospitalet en la noche, el festival fue una completa celebración de melodías globales y diversidad artística. Aunque en esta edición no se consiguió llenar los stages como en otros años debido al cambio de fechas, alrededor de 105.000 personas disfrutaron de la presencia de más de 300 artistas de todo el mundo durante 3 días y 2 noches.

En este año del Sónar Festival, definitivamente se pudo sentir la revolución feminista junto a talentos emergentes como también artistas que fueron trascendiendo a lo largo de los años. Por un lado estaba Bad Gyal y su grupo de baile formado por 4 chicas, que nos mostró lo que realmente es el perreo del futuro entre una mezcla de trap y reggaetón, . Con sus explícitas lyrics nos lanzó mensajes empoderadores durante toda su performance. A los 22 años, esta girl boss, ya se está robando no solo al público español que, junto con ella, cantaba todas sus letras de memoria, sino, a espectadores de todo el mundo.

Por otro lado, finalizando las dos noches a las 7am, cuando nuestros pies y nuestros peinados ya tenían vida propia, las djs Peggy GouAmelie Lens, nos hicieron sacar energía que no sabíamos que teníamos, y ellas, manteniendo el glamour como siempre sin importar la hora.

El festival fue un perfecto popurrí de géneros musicales que ocasionó inclusión en su máxima expresión, desde el good old techno que define al Sónar hasta mezclas de rap, trap, grime y reggaetón. Algunos artistas emergentes del mundo musical experimentalista, a quienes nos cuesta otorgar solo un género, nos dejaron boquiabiertos, dándolo todo en sus performances lejos de lo convencional.

La artista iraní-holandesa Sevdaliza con su hipnotizante synth pop, K Á R Y Y N, Lotic, y vōx, artista de la que habíamos hablado antes. Al igual que la hija de la famosa actriz española Verónica Forqué, Virgen Maria, que con su mezcla de grime, reggaetón, hardcore EDM y con una sesión de pole dancing expresó su completa libertad sexual que no dejó nada a la imaginación.

A este grupo vanguardista se une la artista transgénero venezolana, Arca, que nos deja probar un poco de lo que se viene en su próximo álbum, destrozando fronteras de género con sus outfits de estilo cyberpunk y un toque de cabaret. La presencia latina también se sintió con el puertorriqueño Bad Bunny, los peruanos Dengue Dengue Dengue que nos hicieron zapatear con su tormenta tropical de electro-cumbia y folk psicodélico. Por otra parte, es imposible olvidarnos del músico franco-ecuatoriano que se ganó nuestros corazones con su electrónica andina, Nicola Cruz, al cual no le abasteció el stage del SonarHall.

La escena musical española no se quedó atrás en esta edición del festival junto a la Rihanna ibicenca Aleesha, que con solo 19 años vino a darnos una lección de trap y pop urbano con letras en inglés y español. Al igual que el granadino Dellafuente y su trap folklorico, seguido por el catalán antisistema, también llamado “Rey de Bogatell”, Cecilio G que llegó a su segundo performance después de salir de la cárcel en un caballo REAL y cantó acompañado de un búho REAL en el brazo.

Para los que nunca tenemos una sobredosis de música electrónica, el Sónar Festival jamás defrauda con sus propuestas de lineups. Este año se sintió mucho el poder británico junto a la leyenda del techno de los 90s, Karl Hyde, mejor conocido como Underworld, con los beats experimentales del londinense Four Tet que no para de reinventarse, los hermanos del future deep house Disclosure, el trío británico Ross From Friends, la dj Maya Jane Coles presentando su lado dubstep con “Nocturnal Sunshine” y Sam Shepherd de Floating Points tocando un set intrigante de 6hrs en el stage SonarCar.

A diferencia de otros años, el hip hop y rap se posicionaron como nunca antes en el festival. Aprovechando que el Brexit está en pausa, los británicos nuevamente se adueñaron de esta escena musical con Octavian y Skepta. Hubo una gran baja de última hora de A$AP Rocky debido a problemas legales, pero, a decir verdad, se nos hizo más fácil no extrañarlo tanto con el performance del británico Stormzy.

House, jazz, funk y r&b son algunos de los géneros con los que nos hicieron perder la voz el haitiano Kaytranada y los multiinstrumentalistas Masego de Jamaica, que regaló billetes de 20€ con su autógrafo al público, lamentablemente falsos, y French Kiwi Juice, mejor conocido como FKJ.

Ya que este festival no es solo de música sino también de tecnología y creatividad, Sónar+D es un congreso internacional que une a artistas, músicos, tecnófilos, diseñadores y emprendedores a que hagan un intercambio de talentos mediante networking, masterclasses, actividades audiovisuales y conferencias. La línea temática que sigue el congreso se basa en inteligencia artificial, tecnología musical y sonora, diseño de experiencias, computación cuántica.

Una de nuestras instalaciones favoritas fue la del estudio catalán Onionlab para Desigual. Una combinación de audiovisuales y música con tecnología de reconocimiento de movimiento nos llevó a una monotonía inexistente. Su propuesta estilo silent disco alienaba al espectador de cualquier sonido externo y entre meditaciones, respiración, yoga, baile e interacción con otros espectadores, Desigual nos dio un subidón de energía para volver al festival mode.

También nos encantó la instalación Sonar 360° de Media Pro realizado dentro de un domo en el que podías echarte en el piso a imaginar un universo paralelo, que por momentos te hacía sentir como si estuvieras dentro de un videoclip de Björk.

Video cortesía de Sónar Festival

Por otra parte, está claro que no podemos dejar de lado la moda durante las etapas festivaleras. Ese esfuerzo que le ponen todos a verse y vestirse como si hubieran salido caminando de una revista. Los trends del festival que más pudimos observar fueron colores neones, kimonos tradicionales, prendas de redes, shorts ciclistas y mucho mucho tie dye.

Finalmente, como todos los amantes de los festivales, ya nos mordemos las uñas desde ahora para saber el próximo lineup. La 27a edición del Sónar Festival volverá a Barcelona en sus fechas habituales los días 18, 19 y 20 de junio de 2020. El 22 de julio a las 17:00 empezó la venta de los primeros tickets Early Bird y tan solo una hora después, el festival anunció que ya estaban sold out.

Las próximas fechas del Sónar 2019 en el mundo son: México (5 de octubre), Atenas (11 y 12 de octubre) y Buenos Aires (10 de noviembre).