keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Conciertos
Down in México y sus deliciosos destellos de Girl Power
08.01.2020
Por Edna Pedraza
fotografía Cortesía + MEOW Staff

Debí sospecharlo desde que las luces del escenario principal de Down in México se prendieron para relampaguear al ritmo de Paurro, o tal vez antes, en el instante en que había descubierto que el peculiar escenario colocado a orillas del Pacífico, dibujaba un triángulo, emblema de la belleza, la fertilidad, la Divinidad.

Down in México abría pista con una de las DJ que la está rompiendo a nivel nacional y más allá, colocándose como una apuesta segura para quienes buscan mover el esqueleto. Paurro es también host de Femme Soul, programa que se escucha los martes a través de Aire Libre, además ya sea en la consola o echando fiesta a la orilla de la alberca, siempre luce sensacional.

Mientras el programa del festival que incluía los shows en vivo de Franc Moody, Zombies in Miami, Los Sonidos de Buena Vista Social Club con Ibrahim Ferrer Jr y los DJ set de Poolside y Breakbot transcurría; la luna, las estrellas y Venus ajuareaban a las diosas de Orlando Julius & The Heliocentrics y de Crazy P para sus presentaciones en vivo. Latoya Aduke Ekemode y Danielle Moore darían lección de como hechizar al público y ser extraordinariamente cool en cada segundo del conjuro y de la vida.

Ataviada en verdes textiles africanos y collares rojos, la cantante, bailarina, compositora y esposa de Orlando Julius, Latoya, prendía fuego en el escenario con sus tenaces movimientos afrobeat, interrumpidos de cuando en cuando para repartir amor entre un público que ebullía. Ya no había duda, era la noche de conectar con la divinidad femenina.

“Somos las primeras diosas, tú vienes de mi útero, nadie salió de una costilla” predicaba Latoya Aduke. “Respeta y protege a nuestras mujeres. Si alimentas a una mujer alimentas a una nación, si educas a una mujer educas a una nación” proseguía esta pitonisa afroamericana radicada en Nigeria, confirmando que la fuente de todo es el amor y repartiendo entre los espectadores un embrujo para encontrarlo en cada una de sus formas.

La geometría del escenario revelaba un templo a la Divinidad Femenina y había llegado el momento de Crazy P y su espectacular front woman, Danielle Moore, de musicalizar esta ceremonia con su particular combinación de disco y downtempo.

También con Danielle fue amor a primera vista. Para la ocasión esta amazona inglesa lució un par de prendas translucidas que entre destellos revelaban piel, un body negro y un collar que era el acento perfecto. Un fastuoso look para dejarse ir down the rabbit hole, Down in México.

Cruel Mistress, Like a Fool y Something More fueron algunos de los momentos épicos en esta liturgia donde la energía y el encanto de su sacerdotisa confirmó que la actitud lo es todo, y que la edad es sólo un número.

La magia estaba en su punto máximo y la hermandad se derretía en un baile en el que participaban sirenas, brujas ancestrales, ravers globales y hechiceras locales. El mejor acto de esta edición de Down in México ratificando que el Girl Power es nuestra religión.

 

¡Vaya! – pensó Alicia. – ¡Después de una caída como ésta, rodar por las escaleras me parecerá algo sin importancia! ¡Qué valiente me encontrarán todos! ¡Ni siquiera lloraría, aunque me cayera del tejado! – (Y era verdad.) Abajo, abajo, abajo. ¿No acabaría nunca de caer? — Lewis Carrol, Alicia en el País de las Maravillas