keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Think
El género a través de la imagen de moda
05.01.2017
Por Diana Luna

La moda, como fenómeno cultural, impacta de forma significativa en la construcción de la identidad de sus espectadores. Más allá de la indumentaria, la moda se trata de una actitud; es así como establecemos la relación entre el cuerpo y el espacio, emitiendo un mensaje claro de nuestra personalidad a través de lo que vestimos, entonces, ¿por qué no transmitir un verdadero empoderamiento femenino o masculino? La perspectiva de género no resulta tan ajena, siendo la imagen femenina protagonista en esta industria. Sin embargo, poco a poco esta imagen femenina ha ido transformándose a un panorama más amplio cuando nos referimos al género de una prenda, marca, modelo o diseñador.

Al hablar de la moda necesariamente se tiene que hablar sobre el cuerpo. Las problemáticas de género y su relación con la moda a través de los estereotipos físicos impuestos culturalmente han homogeneizado de alguna manera a las mujeres y hombres. En este caso, las mujeres han sido expuestas durante siglos a un ideal de belleza específico que ha ido cambiando con las décadas; modificando su rol dentro de la sociedad, visibilidad, poder, etc. Pero realmente, ¿cómo se representa la figura femenina hoy en día? ¿Qué nos dicen esas imágenes de moda?

Todas las campañas, editoriales, desfiles, fashion films y fotografías son los medios en donde se muestra el vínculo que existe entre nuestra sociedad y los productos creados por la industria. Es así como el cuerpo se vuelve parte de una construcción o estereotipo que dicta maneras de relacionarnos con nuestro entorno vistiendo de cierta manera o de una actitud en concreto; es entonces cuando la imagen se establece de tal manera que se vuelve el propio objeto de moda. Muchas veces generando controversia y otras pasando desapercibidas. Hablar de la imagen como una perspectiva de género es sumamente recalcable, pues el poder de ésta es capaz de trascender, influir y hasta dictar en el subconciente receptor cómo se debe ver una mujer o un hombre. Qué tanto estatus proyecta; qué tan bello puede ser; qué tan delgado; qué tan feliz.

Y sin embargo, la perspectiva de género es importante porque nos permite replantear cómo se transmite la imagen ‘ideal’ de la belleza hoy en día, resolviendo problemas de inequidad, aceptación y seguridad partiendo desde cómo se perciben las mujeres a sí mismas dentro de la sociedad. La moda puede cambiar paradigmas, optando más por la integración, respeto y aceptación de las características que nos hacen ser.

Actualmente el cambio que se está viviendo se enfoca en las características físicas: modelos con rasgos únicos y diferentes complexiones son las que transmiten el concepto de las marcas diversificando y democratizando la belleza; tal es el caso de Lindsey Wixson, Molly Bair, Issa Lish, Winnie Harlow y Fernanda Ly, entre muchas otras. Contar con la imagen no sólo se dirige hacia a las mujeres, sino a todas las formas de construcción sexual e ideológica. Tener más seguridad al construir su identidad a partir de imágenes que propongan y no impongan, permitiría ampliar la percepción de las personas sobre sí mismas especialmente a través del lenguaje de la moda. Asimismo, la moda se sentiría más cerca que nunca de nosotros.