keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
Jeannine Diego, la pensadora en acción de la moda y sus contraculturas
17.05.2022
Por Olivia Meza de la Orta

Pensadora, crítica y rebelde, Jeannine Diego, es una inspiración que llegó a mi vida como parte de la difusión de su Laboratorio de Contraculturas Excéntricas en el Museo del Chopo. 

Multidisciplinaria y siempre ávida por indagar más sobre las intersecciones de la moda, Jeannine con más de 20 años de experiencia, aborda esta disciplina desde puntos estudios contraculturales; su maestría en Estudios críticos de Moda la llevaron a analizar, registrar y difundir a través de varios proyectos y ensayos, así como en su docencia. Su pasión es transparente y determinada hacia lo que viene en estos cambios y cuestionamientos del pensamiento. 

DESMANTELANDO EL LIENZO

Nacida en Estados Unidos, de padre cubano y mamá mexicana, la licenciada en Diseño de moda ha dado la vuelta al mundo viviendo en diferentes lugares y recabando información para los proyectos que realmente le mueven en el alma. Quizá Jeannine es una de las grandes pensadoras de esta industria (y fenómeno per se) que rodeada de múltiples obstáculos ha logrado perseguir su hambre con acciones concretas en el ámbito científico y social de la Moda.

ENTREVISTA

Esta NO es una lectura rápida, así que ve por tu bebida favorita y sumérgete en la conversación para conocer más de sus puntos de vista y sus intereses sobre moda, academia, política y, por supuesto, la contracultura.

Olivia: Al estudiar Diseño de Moda, ¿cómo nació tu orientación o interés hacia los temas sociales y culturales de la Moda?

Jeannine: Trataré de ser coherente (risas). Mi interés en Diseño de Modas siempre ha ido muy de la mano con mi interés por la Sociología, la Antropología, la teoría crítica, el feminismo… entonces desde siempre han sido como mundos coexistentes en mí, que con los años han encontrado la manera de juntarse. Me hace muy feliz ahora, en los últimos años, haber podido encontrar la manera de juntar algo que para mí estuvo durante muchos años como peleado; sentía que el Diseño de Modas no tenía absolutamente nada que ver con temas más teóricos en los que también estaba interesada.

Jeannine: Y bueno felizmente estos dos mundos en mí se han encontrado en lo que son Estudios críticos de la Moda como un concepto que reúne todas estas preocupaciones y todas esas áreas de interés, enfocándose desde mi perspectiva, en las prácticas de auto creación o self making en inglés donde se manifiestan muchas aristas distintas y muchas partes de aquel nudo que es la subjetividad.

La manera en que nos vestimos es una especie de lenguaje secreto que todos compartimos que quizá no se exprese tan fácilmente en palabras

Jeannine Diego


El sujeto está compuesto de muchas posiciones distintas que algunas quedan al descubierto y otras se ocultan en momentos distintos. Todo es flexible, todo es líquido y responde a distintos tipos de influencias: íntimas familiares, locales, internacionales, de mercado, de distinción y un sinfín. Entonces todo esto entra en juego al momento en el que nos vestimos, por lo tanto, la manera en que nos vestimos es una especie de lenguaje secreto que todos compartimos que quizá no se exprese tan fácilmente en palabras y eso es lo que estudio a través de esta disciplina que no solo influye a la “moda moda” como le llamo, sino a un concepto más complejo que es el estilo-moda-vestimenta que implica también simplemente maneras de vestir de distintos grupos e individuos. Me interesa mucho cómo las personas practican la agencia a través de su forma de vestir y de su forma de hacerse de prendas de vestir etc.

Elsa von Freytag Loringhoven para ‘FUNDAMENTOS’

SOBRE LA EDUCACIÓN DE MODA

Olivia: Te entiendo, yo estudié Diseño de moda y la visión era muy cerrada y sesgada en muchos sentidos. Tu como docente, ¿cuáles consideras las áreas de oportunidad a nivel académico en diseño de moda que deberían abordarse? Sobre todo en escuelas en Mexico o Latinoamérica.

Jeannine: Muchas gracias Olivia por la pregunta, efectivamente hay que plantearse la manera en la que se está impartiendo la educación en cuanto a moda, diseño de moda. Creo que nos falta muchísimo en México y América Latina; nos falta muchísimo entender o poner al centro la sustentabilidad, eso independientemente de mi propio abordaje, pero creo que estamos todavía muy, muy atrás en ese sentido. También porque la industria de la moda tampoco responde a una ocupación por la sustentabilidad, entonces como las carreras de Diseño de moda están orientadas hacia la generación de conocimiento que se adecúa a la industria local, va como siguiéndose, en lugar de estar unos pasos adelante.

Las instituciones educativas tienen la responsabilidad de producir conocimiento y prácticas sustentables preocupadas y orientadas por la sustentabilidad.

Jeannine Diego

La industria de la moda no quiere o no busca personas que estén haciendo procesos o diseños sustentables, las marcas en realidad lo que quieren (las marcas grandes) es competir con Inditex y este tipo de modelos solo que más barato todavía; mas explotativo, más extractivo. Aun siendo esa la realidad en México, las instituciones educativas tienen la responsabilidad de producir conocimiento y prácticas sustentables preocupadas y orientadas por la sustentabilidad. Eso es un problema muy grande y creo que no estamos haciendo suficiente; sí hay iniciativas, por supuesto, en algunas escuelas de diseño, pero mi preocupación es siempre cómo se plantea o qué función tiene ya en el mundo más allá de la escuela.

¿Estamos enseñando a las personas que son capaces de implementar, por ejemplo, políticas de sustentabilidad o de hacer política? ¿de lograr cambios realmente profundos en relación a eso? En la medida que no  lo hagamos va a ser muy difícil cambiar los paradigmas.

Performance ‘Vagina Dentada’ de Pamela Castro / Fuente “AGENCIA”: ArthaBaptista, CC BY-SA 4.0

Olivia: Siguiendo un poco en la línea de la educación, me interesa saber tu opinión sobre: ¿Por qué razón crees que la historia de la Moda que nos enseñan en la escuela normalmente tiene un punto de partida eurocentrista?

Jeannine: Porqué la historia de la moda que nos enseñan en la escuela tiene un punto de vista eurocentrista, bueno no es tan difícil de responder porque en realidad el conocimiento se produce donde hay dinero para producirlo… suena feo pero así es, entonces tenemos una idea muy sesgada en todas las disciplinas, no nada más en diseño de moda ni solo es la historia del diseño, sino en la historia en general. La historia la escriben quienes tienen dinero para investigar, etc. Entonces si no hay dinero para investigar tampoco hay dinero para publicaciones donde se difunda esta información. Por lo tanto vamos a pensar que lo que está disponible es la única versión de los hechos. Y pues cada día se vuelve más peligroso porque al final ya nuestras investigaciones se basan donde se va acortando todavía más ese espacio, haciéndose más pequeño, más estrecho, más etnocéntrico y tenemos la idea de que en realidad hay muchísima información y que tenemos acceso a toda la información de todas partes y no es así.

Es importante cuando estudiamos un fenómeno histórico, así sea de diseño de moda o cualquier otro, tener muy en cuenta de que la historia es una versión.

Jeannine Diego

Es eurocentrista porque en esos países es en donde ha existido históricamente la producción de conocimiento; porque hay un apoyo al conocimiento, a la producción de conocimiento. Yo por ejemplo, viví varios años en la India y cuando estás en un lugar así te das cuenta absolutamente de lo innegable del sesgo etnocéntrico que tenemos en los países occidentales. En México nos gusta decir que no es un país occidental pero lo pondría en duda completamente; nuestra herencia es griega, es latina, es occidental entonces si investigas, por ejemplo, el origen de los inventos tecnológicos todo parece indicar, si tu lo buscas en línea o en los libros que están disponibles al respecto, haberse originado en Mesopotamia y esa región del planeta o en lo que es hoy Irán y ciertas partes de Medio Oriente; pero si buscas un poquito más, te das cuenta de que no es cierto, de que mucho de esto originó en Asia antes y se exportó a esas zonas de Europa través del comercio. Pero queda registrado como Europa o digamos esa zona como el primer punto donde se descubren estas cosas.

Entonces creo que es importante cuando estudiamos un fenómeno histórico, así sea de diseño de moda o cualquier otro, tener muy en cuenta de que la historia es una versión. Una de muchas, es además una versión subjetiva, siempre habrá otros lados, siempre va a haber otras versiones y siempre hay un antes y un antes del antes, y siempre tenemos que dudar de nuestras fuentes y tratar de entender el contexto en el que fue creado el conocimiento en el que estamos consumiendo.

Una foto de The Kominas – Correspondiente a la sesión del 10 de junio – Basim Usmani and Shahjehan Khan, from the Kominas, performs at La Casa Maladita in Chicago.Eye Steel Film from Canada – The Taqwa Tour 2007 in Chicago  CC BY 2.0

SOBRE MODA Y CONTRACULTURA

Olivia: ¿Qué es la moda contracultural? ¿O desde dónde abordas la contracultura en la moda?

Jeannine: Bueno, creo que en la moda contracultural o la contracultura se ha estudiado amplia y profundamente en Europa y en Asia bastante también; hay mucho en línea incluso respecto a esos movimientos en otros países del planeta. Donde no existe mucho es en México o en América Latina con la excepción de algunos ejemplos como La onda o los Jipitecas, todo eso sí esta bien documentado y registrado como José Agustín Marroquín; el mismo José Luis Paredes ‘Pacho’. Hay muchísimo en cuanto a ese movimiento porque fue muy importante y porque fue parte del 68, fue parte de Avándaro. Esos acontecimientos históricos que se dan en el espacio publico sí son muy visibles y han sido ampliamente estudiados en el caso mexicano.

Jeannine: Hay cosas sucediendo ahorita que son muy interesantes y son contraculturales. Creo que el movimiento zapatista, por ejemplo, es una respuesta contracultural y contrahegemónica a lo que está pasando en México desde hace varias décadas. Ahorita, por ejemplo, lo que es súper interesante es el movimiento feminista de esta segunda ola que me parece fascinante como fenómeno o como objeto de estudio y que de hecho va muy de la mano con la moda.

Hay un linaje muy interesante con las riot girls de los años 90 de Estados Unidos que eso sí me tocó por generación y por geografía; es algo que como va aconteciendo en el espacio publico adquiere, como en el caso de Avándaro, mucha visibilidad.

En lo personal estoy muy interesada en las protestas económicas de las colectivas que se ponen en las distintas plazas de la ciudad y de hecho estoy emprendiendo un proyecto audiovisual que se enfoca en este movimiento. Entonces creo que sí, está ahí afuera, y esta sucediendo pero mucho depende de los círculos en los que te muevas. Todo tiende a ser un poco local en este país tan grande, quizá lo que falta es crear un registro y fomentar la creación de conocimiento y reflexión.

Jeannine: Pero bueno, ¿tú te referías a la moda contracultural, verdad? (Risas) Yo hablé más bien de la contracultura como tal. Aunque se ha hablado y se ha estudiado un poco no he encontrado en lo personal algo en América Latina o en México fuera de lo que yo misma hago que aborde la contracultura desde la moda. No tanto la moda contracultural o cómo la moda da las expresiones más importantes de la contracultura, pues obviamente sí ha habido menciones por supuesto de José Manuel Valenzuela quien ha estudiado a los cholos; los jipitecas muy a fondo donde sí toca muy específicamente las prendas de vestir; Rossana Reguillo también.

Todo tiende a ser un poco local en este país tan grande, quizá lo que falta es crear un registro y fomentar la creación de conocimiento y reflexión.

Jeannine Diego

Jeannine: La contracultura es algo que estamos planteando en este laboratorio como un concepto que hay que poner en crisis pero yo diría que lo interesante es el elemento (independientemente de la etiqueta que uno le quiera poner si contracultura o no contracultura porque hay mucha implicaciones, hay gente que no le gusta para nada ese término). Yo diría que es mas bien el cuerpo subversivo: la moda como una postura que subvierte y que se opone a una serie de valores, independientemente de que no se constituye como fenómeno social, siempre es interesantísimo y lo que revela es muy complejo.

“LA DIÁSPORA DEL VINIL” (con permiso de Mujeres Vinileras)

SOBRE CUBA E INSPIRACIONES ÍNTIMAS

Olivia: Dos dudas, ¿es la primera vez que impartirás cursos en Mexico? ¿Dónde estudiaste y de dónde eres?

Jeannine:  He impartido cursos parecidos en 17, el Instituto de Estudios Críticos, que está dedicado a la teoría critica. Ahí estudié e hice una maestría en teoría crítica y estudié Diseño de moda en Estados Unidos y en México. Soy (una pregunta cargada en mi caso) mexicana y estadounidense; nací en Estados Unidos, mi madre es mexicana y mi padre cubano, entonces tengo tentáculos digamos en varios lugares del planeta. 

Actualmente estoy estudiando también la moda en Cuba, porque tengo ese vínculo paterno, y las prácticas de auto-creaciones en Cuba. También estoy haciendo una película que se llama “Un ropero una isla” que es un documental que recorre los roperos y los espejos de cinco mujeres cubanas y se enfoca justamente en el reto de vestir en Cuba. Es una manera también en la que me gusta abordar estos temas a través del cine.

También he vivido por épocas en México, por largas largas épocas en Miami y en Nueva York y en India casi seis años. Se podría decir que soy de varias partes o como diría la canción: “no soy de aquí ni soy de allá”.

Me interesan los personajes “de a pie”, de la calle, la gente que está ahí afuera haciendo cosas inesperadas subversivas, desobedientes.

Jeannine Diego

Olivia: ¿Qué autores o personajes te inspiran para ahondar más en tu trabajo de investigación?

Jeannine: Una de las personas que ha abordado estudios críticos de moda más interesantes para mi es Susan Kaiser. Es una académica de la Universidad de California que se jubiló hace poco y tiene mucha investigación, muy interesante y muy importante respecto a los fundamentos que nos sirven para estudiar la moda como fenómeno cultural y desde una mirada crítica. Ella sería como una autora importante.

Jeannine:  Pero pues en mi trabajo siempre incorporo –como soy teórica critica– es como una ensalada (risas) entonces lo mismo leo a Susan Kaiser que leo antropólogos como los que mencioné hace un momento y a filósofos como Pierre Bourdieu por citar a los más evidentes; Balzac tiene algunas cosas súper interesantes sobre la vestimenta aunque parezca raro. Judith Pamela Butler también, su majestad, me encanta. Me interesa mucho la figura de Malcolm McLaren que fue la ex pareja de Vivienne Westwood, que estuvo en el centro del movimiento punk en el Reino Unido; me interesa como fenómeno porque desde mi punto de vista inauguró lo que llamo o lo que se le llama lifestyle-branding. Tenía su boutique, su banda y toda una conceptualización que luego se volvió común y corriente, pero él fue el primero que hizo eso, entonces es un personaje muy controversial, muy polémico, muy interesante… pero bueno eso solo es un ejemplo. Realmente me interesan los personajes “de a pie”, de la calle, la gente que está ahí afuera haciendo cosas inesperadas subversivas, desobedientes.

Quiero mencionar a otra pensadora que también leo mucho, y es María Antonia Cabrera Arús, cubana radicada en Estados Unidos, que estudia la cultura material y la moda cubanas desde la Revolución hasta la era soviética.

Puede ser que no te interese la moda pero a la moda le interesas tú

Jeannine Diego

SOBRE LA AMBIVALENCIA DE LA MODA

Olivia: Por último, ¿qué opinas cuando alguien dice que “no le interesa la moda”? Es muy común escuchar eso en mi realidad jajaj pero por lo que me estás compartiendo desde el inicio es que es esa apropiación o análisis personal del estilo y la vestimenta.

Jeannine: Si es muy común que alguien diga que no le interesa a moda y lo puedo respetar porque pensamos que la moda es lo que está en las pasarelas y las tiendas y demás, pero esa es una parte. Al final del día todos nos vestimos y todos contamos una historia acerca o a través de lo que nos ponemos en el cuerpo con mayor o menor éxito. Sin embargo, vestir es un ejercicio cotidiano que todos hacemos ante el espejo, claro que hay gente que le pone menos atención a eso, quien tiene menos conciencia de ese ejercicio, pero es algo que hacemos día con día. Actualmente tenemos tanto acceso a una cultura visual que se ha vuelto super importante la imagen; las redes sociales y la apariencia en general se han vuelto mucho más importantes de lo que eran antes, mucho más masivas en todo caso. Todas las modificaciones del cuerpo, el acceso a las cirugías plásticas y esa clase de cosas es algo que antes no era tan común como hoy día.

Habrá quienes les parezca absolutamente soporífero el tema. Están en su derecho, pero recalquemos que todos nos vestimos, todos hacemos ese ejercicio aunque no le pongamos esa etiqueta. Todos nos vestimos con algo todos los días y por pocos que sean los elementos con los que nos hagamos esa historia que queremos contar a través del cuerpo o cómo la pensamos: “a ver me pongo eso o esto otro”: en esa elección se juegan muchas mas cosas de las que creemos.

Jeannine: Me acuerdo cuando estaba viviendo en Nueva York en los años 90, creo que fue Barbara Kruger, la artista, tenía un cartel que decía: “You may not be into the politics but politics are so into you”. Es decir, puede ser que a ti no te interese la política pero a la política le interesas tú; quizá no sea una fase de ella pero creo que hizo un cartel con ese eslogan y yo creo que lo mismo aplica en el caso de la moda: puede ser que no te interese la moda pero a la moda le interesas tú (risas).

En lo gobiernos, por ejemplo, las intersecciones entre la política y la moda son innegables, y lo podemos ver si revisamos la historia de la moda desde la mirada política, es muy claro, los gobiernos siempre han entendido que la moda es una fuerza socializante entonces si no basta con voltear a ver la revolución cultural de China o el Hombre nuevo en Cuba, la moda siempre tiene un poder socializante y un poder político que utilizan los distintos regímenes. La moda es utilizada porque son conscientes de su fuerza, entonces es ingenuo pensar que no tiene fuerza o que no es una expresión política. Si nosotros como individuos no nos damos cuenta de eso, estamos obviando algo que la hegemonía sí sabe, está consciente y la utiliza para sus fines.

Jeannine: Y por eso la contracultura y la subversión a través de la moda es tan interesante, porque responde a ese tipo de planteamientos que hay que contestar y posicionar con respecto a esos valores que nos quiere imponer la hegemonía sea cual sea.

Siento que nuestra agencia que tenemos a través del vestir y estas prácticas de auto creación son muy evidentes en redes sociales; estamos creando personajes constantemente en los videos que circulan en TikTok, Instagram o YouTube, etc. Definitivamente es un fenómeno arrasador; creo que la Antropología, la Historia, la Sociología, las disciplinas mas “duras” (entre comillas como les digo yo) les cuesta un poco de trabajo aceptar los estudios de la moda como algo legítimo dentro de la ciencia. Creo que está cambiando, pero aun cuesta mucho explicar porqué es un campo importante en este tipo de disciplinas más “duras”. Asimismo, es uno de los obstáculos con el que nos enfrentamos quienes hacemos este tipo de trabajo, pero bueno eso cambiará estoy segura.

Puede ser que no te interese la moda de las pasarelas pero si te vistes tienes una responsabilidad, y es una responsabilidad muy compleja.

Jeannine Diego

Jeannine: Solo un comentario al margen, respecto a esto de que la moda no importa o que no le interesa la moda a ciertas personas. Si pensamos que la moda es una fuerza económica tremenda y que además la industria de la moda es una de las mas tóxicas del planeta –islas enteras o países que están simplemente inundados de deshechos textiles nuestros– pues es nuestra responsabilidad interesarnos por la moda; no quiere decir que nos tenga que interesar lo que sucede en las pasarelas o las novedades con las marcas, pero si nos vestimos ya ahí tenemos una responsabilidad ambiental, económica y tenemos que reconocer nuestro poder como consumidores de moda; ese poder lo podemos utilizar también para exigir una industria más responsable y a los gobiernos imponer políticas de sustentabilidad. Entonces puede ser que no te interese la moda de las pasarelas pero si te vistes tienes una responsabilidad, y es una responsabilidad muy compleja.

Todas las fotografías son cortesía del Museo del Chopo, UNAM