keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Levitation Showcase @ Pinche Gringo BBQ
06.03.2018
Por Irving Alfaro

Mientras la noche caía el pasado viernes 2 de Marzo en la ciudad, los amantes del noise rock, la psicodelia, el garaje-punk y el shoegaze, se dieron cita en el Pinche Gringo BBQ para presenciar a 4 bandas tan ruidosas y llenas de actitud, como aquellas legendarias de mediados de los 80’s que le darían origen a dichos subgéneros.

A pesar de que se cambiara la ubicación del evento de última hora, la afluencia al mismo fue muy buena gracias a que la calidad del cartel curado por BeyondPsicodelia, en conjunto con el festival Levitation y el festival NRML, pudo traer de nueva cuenta a Holy Wave y logró concretar la primera visita de Ringo Deathstarr a México, después de dos intentos fallidos en años pasados, además de contar con dos bandas latinoamericanas como propuesta inicial: Club de Surf y Los Mundos.

Desde las 10:30 el dúo proveniente de Chile, Club de Surf, fue la banda encargada de romper el silencio del lugar con un sonido áspero y sucio, que de inmediato dio muestra de lo que son capaces de hacer a pesar de ser sólo dos integrantes, más que suficientes para generar tal nivel de intensidad hard core punk.

Una hora después, tocaba el turno para el talento nacional con la banda Los Mundos, de Monterrey, NL, comandados por el vocalista y guitarrista Alejandro “El Chivo” Elizondo, (ex baterista de 60 Tigres), quien con una voz grave y el ritmo garagero de su guitarra, hizo que muchos asistentes comenzaran a reunirse en torno a la banda para escuchar de cerca el sonido stoner de la banda.

Alrededor de la media noche llegaba el turno para una de las bandas más esperadas de la noche, Holy Wave, quienes a pesar de tener algunos problemas técnicos con los monitores, se mostraron muy profesionales y concentrados en su presentación, logrando llenar el recinto del Pinche Gringo BBQ en cuestión de minutos y dándole un toque psicodélico a la noche en su punto más álgido. Se notaba la presencia de muchos fans quienes coreaban y gritaban las canciones de todo su setlist.

Finalmente, alrededor de la 1:30 am, el momento estelar había llegado: Ringo Deathstarr se presentaba por primera vez en México después de poco más de 10 años de historia, arrancando con ‘Frisbee’, un corte de su más reciente trabajo; aunque de nuevo las fallas de sonido y los monitores se hicieron presentes, eso no contuvo a los fans de la banda, quienes de inmediato se agruparon alrededor de la misma en un recinto totalmente lleno.

Entre su setlist destacaron ‘Two girls’, ‘Kaleidoscope’, ‘Summer time’, ‘Tambourine Girl’ y ‘Guilt’, que conjuntan la sensualidad del shoegaze en las voces de Elliot y Alex con la potencia de Daniel detrás de la batería. Una gama de sonidos que recordaban a The Jesus and Mary Chain, My Bloody Valentine y Swans, inundaron el recinto por más de una hora, para dar fin al showcase, que terminaría con un DJ Set de Afterglow Lightshow.

A pesar de que fue una buena noche para todos los asistentes, el cambio a último minuto del lugar del evento, impactó negativamente en su organización, pues las fallas de audio y los monitores de todas y cada una de las bandas, además de la mala iluminación de un improvisado escenario con mala acústica, eran muestra de que no era el lugar adecuado para bandas de garaje, psicodelia y shoegaze, pues el sonido era demasiado saturado, por momentos casi a punto de reventar los amplificadores, lo cual te obligaba a darle un descaso a tus oídos entre banda y banda.

Los organizadores del evento BeyondPsicodelia nunca aclararon cual fue el motivo del repentino cambio, pero aun cuando se agradece el esfuerzo por traer a bandas de nicho que difícilmente vendrían por otro medio, se debe tener en cuenta todos los pormenores que pudieran presentarse y la logística adecuada para crear un evento de tal magnitud, pues en general, dejó mucho que desear, y lo digo no como reclamo sino como una crítica constructiva que en un futuro le servirá a esta joven promotora.

Tal vez, lo más rescatable de la noche fue la increíble actitud de todas la bandas, especialmente de Ringo Deathstarr, quienes se veían notablemente alegres de convivir con sus fans, tomarse fotos con ellos, vendiendo su mercancía oficial, firmando autográfos, y acercándose al escenario para escuchar a las otras bandas y platicar con ellos después de sus presentaciones. Realmente se veía que estaban emocionados por presentarse en la CDMX por primera vez y mientras tocaban, sin duda, la respuesta del público debió dejarles un buen sabor de boca.

Ojalá que pronto los tengamos de regreso y podamos escucharlos en óptimas condiciones.

 

@littleremy