keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
El artista incomprendido: McQueen
10.02.2020
Por Olivia Meza de la Orta

No es bonito. Lee McQueen, un joven sin estudios y sin dinero de Stratford, no sabía cómo el mundo giraría la cabeza hacia él. No tenía idea de la fascinante vida que iba a tener; no sabía que la gente que le acompañarían fueron como ángeles del cielo; no sabía que su genialidad podría ser incomprendida. Nosotros sí. Simplemente preguntémonos, ¿por qué nos interesaría saber la vida de otro diseñador de mdoa en un documental? Existen muchos al respecto, pero pocos que le hicieran el homenaje perfecto a una de las voces y mentes más adelantadas a nuestro tiempo: Lee Alexander McQueen.

“¿A quiénes admiras en la industria de la moda? – A McQueen. Alexander McQueen.” Fue lo primero que dije en mi entrevista para entrar a la universidad. Yo percibía a él como una especie de dios; una de esas figuras inmaculadas como Gabrielle Chanel o Yves Saint Laurent que normalmente se imrpegnan en el imaginario de esta electrizante disciplina. Me tomaron varios años conocer lo que significa ser un verdadero artista y la definición más cercana a ello ha sido descubrir el lado más íntimo y salvaje de este diseñador, quien realmente le obsesionaba el oficio de hacer ropa y al mismo tiempo, era su medio para expresar sus más profundos traumas, miedos y maneras de ver la vida.

Modelo en backstage

Cada modelo representaba a un personaje en los desfiles de Alexander McQueen

El documental –McQueen– se estrena mañana, 11 de febrero, en Cinemex. Está dirigido por Ian Bonhôte y Peter Ettedgui y es una bocanada de inspiración que, como esencia del género, provoca diferentes sensaciones que van desde el humor negro, la tristeza y los escalofríos de percibir tanta pasión. A 10 años de su aniversario luctuoso, este íntimo documental que presenta las famosas McQueen tapes, cobra vida a través de distintos capítulos que llevan como encabezado los inusuales y provocativos nombres que el diseñador daba a sus desfiles y a sus historias.

The Highland Rapes, uno de sus primeros desfiles

McQueen con Kate Moss

Sin duda es una de las celebraciones más honestas que he visto alrededor de Lee y todo lo que implica su nombre, su marca, su lado más humano y atormentado. En el largometraje todos los amigos de McQueen atestiguan, algunos con ojos llorosos, incluyendo su madre y su hermana. Enamorado y frustrado de la moda y de la vida misma, el documental se centra en las facetas más reales y cercanas al rebelde británico en orden cronológico; desde sus comienzos al tocar puertas para pedir trabajo, pasando por hacer su primer desfile con el subsidio de desempleo hasta ser el director creativo de Givenchy y más tarde fundar su marca homónima gracias a su entrañable amistad con Isabella Blow.

Isabella Blow y Lee McQueen

Lee McQueen en el atelier de Givenchy

Alexander McQueen en entrevista por G2 con su madre Joyce. Foto de Dan Chung

Aquí la moda no es bonita, de hecho pierde todo ese sentido y al ser de esta naturaleza cruda y emocional, el trabajo y vida de Lee Alexander McQueen es un ejemplo de la verdad. La verdad de una persona sobre sus pasiones. No es un documental de moda fantasiosa ni glamurosa, McQueen rompió con todas esas definiciones conservadoras e impactó al mundo. Esta explosión creativa y llena de mensajes sociales no estaba hecha para sobrevivir a principios de los 2000 y fue tanto el choque cultural que terminó con la misma vida del diseñador.