keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
Netflix, ¿la revolución de la TV?
17.04.2017
Por Andrea Rendon

Desde la decisión de la Selección Oficial del festival de cine más grande e importante del mundo, el Festival de Cannes; se ha dado un gran debate sobre dos cintas que han sido seleccionados y producidas por Netflix, el cual, desde hace unas ediciones, había tratado entrar a la sección de competencia, pero sin resultado.

Este año, dos reconocidos directores cuentan con su respaldo en la producción, Bong Joon-Ho con “OKJA”, estelarizada por Tilda Swinton; y “The Meyerowitz Stories” de Noah Baumbach con Adam Sandler (uno de los actores preferidos de Netflix); ambos con una gran trayectoria que los respalda y con historias que desde mayo nos darán mucho de que hablar. Sin embargo, los reconocimientos de ellos no son suficiente razón para la Federación de Cines en Francia (FNCF), la cual ha expresado su inconformidad y descontento con la decisión de incluir producciones del gigante del streaming, ya que ambas cintas se estrenarán casi de inmediato en su servidor; sin pasar por salas de cine.

Las leyes francesas en cuestiones cinematográficas son bastante especificas, no es de esperarse más si el séptimo arte nació en su país, ya que según la ley, una cinta no se puede estrenar en sistemas de video on demand hasta que hayan transcurrido al menos 36 meses desde su corrida comercial.

Jean Labadie, dueño de Le Pacte, siempre se ha caracterizado por escribir su opinión en twitter, donde señaló que “Netflix no es una revolución, sino otra televisión”; y es por ello el título de este artículo y que nos ha puesto a pensar: ¿realmente Netflix va más allá que una televisión o es publicidad?. Labadie, quien distribuye cientos de películas y vende sus derechos a nivel mundial, hace esta pregunta, en la cual señala que Netflix solamente ha hecho un gran y gratuito marketing; en lo cual posiblemente tenga razón (desde hace algunos meses).

En estas semanas, los estrenos en la página que todos tenemos en nuestras casas; se han hecho parte de nuestra cotidianidad; mientras antes esperábamos meses para ver la nueva temporada de la gran serie “House of Cards” u “Orange is the New Black”, ahora tenemos un número bastante grande de producciones originales que nos ofrece de manera inmediata, como “Ingobernable”, que fue más publicidad y marketing que contenido. Creo que somos muchos quienes nos sentimos defraudados con Netflix por esta producción mexicana, que a pesar de estar en el foco público, nos decepcionó con una serie de incongruencias, tanto en la historia como en la realización; por no decir un guión bastante pobre y actuaciones que no convencen.

La inmediatez no debe de estar peleada con la calidad, y a decir verdad, una de nuestras páginas preferidas parece estar sucumbiendo a ella. Satisfacer la necesidad de tener todo a la mano, no es excusa para generar contenido sin calidad o que sólo sirve para entretener un rato. Netflix ha sido un santuario para aquellos que no pueden tener una distribución en cines, pero en los últimos meses, ha ido comprando cintas independientes que quizás, podrían ser un gran suceso en taquilla y no en streaming.

Tal vez el romanticismo que aún impera en las salas de cine sea un gran aliado para el arte, esa sensación de tener que esperar meses o semanas por una película o serie es maravillosa; por que al final, sabemos que no nos dejará un mal sabor de boca y sobretodo, tendremos lo que tanto habíamos esperado.