keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
La moda: su teoría y fracaso según Anja Aronowsky Cronberg
04.07.2016
Por Olivia Meza

La mujer que buscó darle voz a la moda de una forma académica e inspiradora, ha nutrido sus intereses sobre la disciplina a través de su revista independiente Vestoj. Al estudiar Arte en el colegio Central Saint Martins y una maestría sobre Historia del Diseño en el Royal College of Art, Anja trabajó en la gaceta sueca Acne Paper y en el año 2009, fundó Vestoj, bajo el patronato del London College of Fashion, mismo donde trabaja también como investigadora senior en Teoría de la Moda. 

Para saber más sobre esta incursión en la comunicación de moda y como agente del periodismo, charlé con Anja Aronowsky Cronberg sobre Vestoj –foro impreso y digital donde la industria de la moda y su fenomenología multidisciplinaria convergen, discuten y reflexionan– durante casi dos horas por Skype. Antes de venir a México, Anja había esclarecido mi panorama y sentí una sed de construir sobre los terrenos inexplorados de la moda. Después de presentar su charla What’s Wrong with the Fashion Industry en TAG, les comparto nuestra conversación:

Benedicte Muller©

Benedicte Muller©

Olivia: ¿Por qué elegiste la moda? ¿Qué crees que hace a la moda socialmente interesante y una disciplina inexplorada en el campo académico?

Anja: He estado interesada en la ropa y la moda como un sistema por mucho tiempo, quiero decir, siempre sentí que era un sistema apto o un buen sistema a través del cual se podía analizar a la cultura y a el tipo de sociedad en general.

Siempre pensé que lo que ocurre en el sistema de la moda es una especie de microcosmos de los cambios que vamos a ver a través de la cultura en general. Tomemos el ejemplo sobre la gente que se queja de que todo ocurre muy rápido. En este sentido, el sistema de la moda está dominado por grandes conglomerados a expensas de los diseñadores independientes más pequeños que no tienen el tiempo suficiente  para ser más creativos. En paralelo, toda la tecnología disponible en el Internet –del lado negativo– es el consumo de demasiada información al mismo tiempo, así que, se vuelve difícil concentrarse y se siente como si el tiempo está girando o moviendo fuera de control. Todo eso me parece un reflejo exacto de cómo la gente o la sociedad se sienten en general.

Tu pregunta sobre la moda en la Academia, considero que ya es una disciplina académica. Es probable que se convirtió en una disciplina más organizada en términos académicos en los 80 o por ese tiempo que el feminismo o los estudios de género se convirtieron en un tema más aceptado y reconocido. Sin embargo, hay muchas personas que no saben que la Moda puede ser de esta manera, incluso las personas que trabajan en el medio. Tomándolo en cuenta, simplemente espero y quiero decirle a la gente que ama la moda o se siente atraída por la ropa, por vestirse o por el glamour de la industria, que la Moda puede ser un tema que se puede estudiar con el mayor rigor el día de hoy desde la teoría del arte, la teoría de los diseñadores o cualquier otro camino de la cultura.

Es decir, la moda en la misma forma que es cada vez mayor es más importante o relevante en términos de la cultura popular. Creo que la teoría de la Moda ha tenido una mayor aceptación y próximamente se podrá estudiar en más universidades. Me parece que hay cosas que van más o menos a tiempo, pero todavía no estamos ahí, por ello creo que es importante enfocarse en la moda como teoría porque alguien que esté interesado en la industria de la moda tal vez no sepa que existe esa forma de estudiarla.

Olivia: ¿Crees que la Teoría de la Moda esté relacionada con el periodismo de moda?

Anja: Hoy en día, están separadas desafortunadamente. El periodismo de moda está impulsado por reglas diferentes a la teoría de la moda, quiero decir, el periodista tiene acceso y es parte de la industria; tiene que participar y saber sobre moda. Es más un observador y alguien que entiende el campo de la moda, predice lo que va a suceder y tiene una relación más engañosa con los anunciantes con los que hay que negociar. En la escuela es diferente, no hacemos ese tipo de cosas, quiero decir, es muy raro que actualmente se publique un escrito académico en una revista de moda y es aún más raro que un periodista se traspase a la Academia, lamentablemente. Pienso que no debería ser así. Hay cierta cantidad de personas en la industria de la moda que se sienten bastante intimidadas por la teoría, por el tipo de lenguaje que se maneja. No prestan mucha atención a la investigación de lo que pasa y sucederá en la moda, pero tanto la industria como la Academia tienen que ser capaces de estudiarla. No es suficiente con observar desde lejos, también tienen que interactuar con ella y ser analíticos y reflexionar sobre ella. Puede ser una herramienta muy útil, por lo tanto, me gustaría encontrar una manera de poder juntar esas dos formas de escribir sobre la moda, y ese es uno de los objetivos que tiene la Historia, por ejemplo, es por eso que en Vestoj trabajamos con periodistas e investigadores como escritores. ¿Tu qué piensas sobre el periodismo de moda hoy en día?

Tenderbooks-584_1024x1024

Olivia: Creo que el periodista de moda no debería tomarse siempre a la ligera, porque aunque la moda sí tiene un resultado superficial, tiene demasiado de fondo, tu sabes. Y creo que es interesante que si tú eres un periodista o un académico que investiga sobre ese tema, tienes que formar tus propios criterios y perspectivas acerca de eso. Entonces creo que es más enriquecedor si puedes compartir algo como eso a que solo estés haciendo una simple revisión o reseña de un desfile de moda.

Anja: Cuando pienso sobre las cosas perjudiciales para el periodismo de moda hoy en día, creo que tiene que ver con el propósito de ayudar a las marcas de vender más cosas, es como lo último de la agenda definitiva del periodismo de moda. Tu sabes, revistas de moda y sitios web, por lo general, sobreviven porque tienen anuncios de marcas de moda, y creo que es justo decir que el periodismo de moda está en convenio con las empresas, quiero decir, están ahí para ayudar a las empresas a vender sus productos, y de esta manera es muy difícil ser objetivo. En la Academia no tienen una agenda, ni nada por el estilo, ellos tienen más libertad de escribir que el periodismo de moda, pero después el problema es la forma en que la Academia utiliza el lenguaje y los métodos de investigación que pueden ser difíciles de entender si no es lo tuyo.

Se puede percibir el sistema de la moda desde un ángulo analítico o crítico, así como de un modo más general. Actualmente el periodismo de moda está teniendo un cambio, y me refiero en gran parte a los periodistas más antiguos de moda que solían ser realmente admirados, una de ellos es Suzy Menkes; cada vez son menos relevantes por diferentes razones. En algunos casos porque la escritura es simplemente mala y además, ser crítico es más difícil que trabajar en Condé Nast. Estos escritores están envejeciendo y hay un cambio al mismo tiempo, donde hay espacio para la nueva generación de escritores que quieren hacerse de un nombre, pero supongo que en este tiempo no tienen una gran cantidad de palanca por desgracia.

Olivia: Estoy de acuerdo contigo… Entonces, ¿tu no te consideras una periodista de moda?

Anja: No sé, realmente. Supongo que diría que soy una escritora de moda de alguna manera. Es decir, no he tenido una formación de periodista, y tampoco soy una periodista en particular en cierta forma porque no reporto sobre noticias. Una periodista informa sobre lo que está pasando en la industria de la moda, ya sea a través de su crítica o por noticias, y yo no hago eso. Aunque es cierto que en algunos aspectos soy periodista de moda. Estoy muy interesada en estudiar periodismo, aunque no es exactamente lo que hacemos con la historia pero puedo hacerlo, quiero decir, es una forma admirable usar el periodismo e ir realmente al fondo de una marca de ropa, una tendencia de moda o en un mismo elemento que podría ser negocio, pero en la mayoría de las revistas y sitios web de moda la gente no está interesada en publicar algo que podría ser muy largo, así que, no lo sé… me gustaría tener un tiempo duro diciendo que soy periodista.

Olivia: No es muy diferente aquí en la Ciudad de México. En las revistas de moda, especialmente las revistas internacionales, ellos no saben nada del periodismo de moda, a veces me da mucho coraje.

Anja: Es muy raro, muchas personas dicen que nadie lee las revistas de moda, y todo gira alrededor de las imágenes. Los editores de moda no prestan mucha atención en la redacción sino en las imágenes, y si no se presta atención en la redacción probablemente no tenga un nivel muy bueno, entonces, ¿qué es lo que vas a leer? Se convierte en un círculo vicioso en el que nadie presta atención; la redacción es mala y nadie lee, y luego puede empeorar… Si se puede escribir de una manera profunda y bien investigada sobre arte, cine, arquitectura o música o algo parecido, ¿por qué no somos capaces de hacer lo mismo en la moda?

Tenderbooks-589_1024x1024

Olivia: Hay muchos periodistas de música, arte e incluso de fútbol y son muy serios cuando escriben sobre estos temas. No lo toman a la ligera y en la moda no debería ser la excepción.

Anja: Creo que es muy importante entender por qué es realmente de esta manera, quiero decir, para entender porqué es muy importante tener en cuenta el modelo financiero que tenemos en la moda versus otro modelo financiero en la disciplina del arte, por ejemplo. No sé cómo una revista o sitio web de música es financiado o cómo una revista de arte es financiada, y una revista de moda es financiada por la relación entre las marcas, se supone que las revistas de moda dan una reseña que es imposible escribir desde un punto de vista crítico acerca de la marca. Para los escritores, si escribes desde un punto de vista crítico, si no te sientes independiente o no tienes cierto tipo de libertad, el tema se vuelve automáticamente cínico.

Básicamente no es realista esperar que para llegar allí tengan ingresos a través de la publicidad y que también puedan escribir profundamente sobre ellas, simplemente esas dos cosas no pueden ser. Por eso es importante encontrar alternativas. No siempre los modelos de publicidad funcionan, y así no terminas de renunciar a tu integridad, en lo que a mí respecta.

Olivia: Tu creaste Vestoj, esa relación entre el periodismo y la escritura de moda, ¿cómo surgió? ¿Cuál fue tu principal objetivo o visión acerca de esto?

Anja: Quería cerrar la brecha entre la teoría y la práctica entre académicos y la industria de la moda, para introducir la investigación académica a las personas que trabajan en la industria de la moda o que son consumidores de moda que también hacen que los académicos estén más involucrados en lo que realmente está sucediendo en la industria. Empezar a pensar en eso fue muy importante para mí y luego, tenía la sensación de que una gran cantidad de personas que trabajan en este ambiente se sienten de alguna manera víctimas o con una especie de complejo de inferioridad, como si no fuera suficientemente bueno realmente decir que se trabaja en la moda, como si la moda no fuera importante como las Bellas Artes por ejemplo. Me hizo pensar qué había detrás de esa actitud, como si fuera muy difícil de leer algo profundo sobre moda. Era muy difícil entrar a una biblioteca y elegir un libro que hablara de ella de una manera profunda y crítica; importante. Y pensé que quería ser la que hiciera eso: producir esta publicación que tenga diferentes formas de hablar, no solo a través de la revista sino en el sitio web, en eventos, conferencias, podcasts… De esta manera expresamos la importancia de la moda en nuestra cultura; no es raro pensar que lo que llevamos puesto es una forma en la que nos vemos a nosotros mismos en la cultura o en la sociedad. Quería encontrar una manera de mostrar el valor de la ropa a través del análisis de la industria que está mirando a través del dinero en algún aspecto.

Olivia: Cuéntame sobre el manifiesto de Vestoj, creo que es una importante contribución hoy en día. ¿Cómo te sientes acerca de eso?

Anja: Bueno, el manifiesto fue una de las primeras cosas que yo puse junto con mi equipo. Sabíamos que queríamos hacer esta publicación sobre la moda; pusimos a un lado todas las cosas que pensamos que están mal con las publicaciones de moda que se pueden encontrar en los kioscos hoy en día y cómo podíamos hacer algo que fuera diferente. Estaba pensando en términos muy simples que proporcionaran al proyecto la capacidad de mostrar al lector lo que hacemos y cómo pensamos. De esta manera, el lector pudiera decidir si lo habíamos conseguido o no y, quería ser transparente con nuestros objetivos. Luego, el equipo pudiera volver a estos puntos que escribimos y opinar si todavía son relevantes y por qué es importante. Al final del cierre de un tema, volvemos al pasado y leemos nuestro manifiesto. Ahí pensamos que no estamos haciendo basura, de cierta forma.

Me preocupaba que sonara muy amable o limitante pero en el camino pensé, tal vez está bien, de esa manera puedo tener un tipo de humor en algo que suena muy seco o frío; tengo la esperanza de que hay una especie de humor entre las líneas del manifiesto. Quería que la publicidad estuviera prohibida, de esta manera seríamos más transparentes con el lector acerca de lo que queremos y esperamos alcanzar.

JCDC

Olivia: ¿Cómo eliges el contenido de cada publicación? ¿Discutes con tu equipo las principales preocupaciones de ese momento?

Anja: Supongo que en la cultura actual, porque consumimos casi la misma información, y es un poco imposible no ser arrastrada por el espíritu de la época, me interese por ese tipo de estado de ánimo; creo que no somos conscientes cuando decimos o pensamos lo mismo, y me parece muy interesante. Pienso que hay un montón de qué hablar sobre el gusto en la moda. No es el tiempo y el lugar, solo es algo que he estado pensando a ciencia cierta sobre una gran cantidad de personas que participan en esta industria también tiene en sus mentes. Lo mismo pienso que la edición más reciente de Vestoj es sobre su propio fracaso y estoy un poco sorprendida de ver que otras publicaciones también comparten la idea de que el sistema ya no funcione, que esté roto, y nosotros necesitamos cambiarlo para que esto no pase.

Olivia: Es un poco intuitivo de cierta forma entonces…

Anja: Definitivamente. Para mí es un proceso con el que puedo hablar con todo el mundo que tengo alrededor; todo lo que leo, escucho y busco me inspira. Me da ideas. Tengo conversaciones conmigo misma, mi marido, mis amigos, padres y otras personas que están en la industria. Es a través de la investigación y la reflexión cuando las ideas empiezan a aparecer.

Me gusta tener un enfoque amplio y que no todo sea tan obvio. Me gusta la idea de poner algo en un nuevo contexto, por ejemplo, en esta edición más reciente hay un artículo sobre el hurto (shoplifting) en las tiendas. Me gusta la idea de poner un artículo sobre el robo en un contexto más amplio, ¿cuál es el fracaso ahí? ¿El fracaso está en la sociedad de consumo donde todo el mundo quiere más todo el tiempo? ¿El fracaso es de las tiendas para proteger sus mercancías? Quiero que se abran, y eso puede obtener una nueva compresión.

Olivia: ¿Cuáles son tus principales preocupaciones de la moda hoy en día?

Anja: De hecho he pensado en eso demasiado. En primer lugar es la falta de transparencia que tenemos en la moda, es algo que realmente me frustra; desde la publicación, de aumentar la distribución de figuras con el fin de obtener publicidad; cuando una empresa dice que su negocio va bien y en realidad está al borde de la quiebra; o cuando pretenden mantener todo junto con el fin de hacer que otras personas piensen que está todo bien cuando realmente no. Creo que algo que puede hacer que la industria de la moda sea muy intimidante es que la gente y el sistema puede ser muy rígido. Es muy difícil muchas veces ver las facetas humanas de las personas; creo que es realmente importante permitirse ser vulnerable y consciente de que somos seres humanos. Pienso que los medios de comunicación son un buen ejemplo y una buena plataforma para la moda, ya que le da prioridad en una forma similar a que toda la moda es brillante, atractiva, y exitosa. Se trata de proteger el nombre y la imagen del éxito en el mundo. Más allá, la misma imagen puede hacer que otras personas se sientan inseguras, como si siempre tienen que estar en carrera con uno mismo y aparecer en cierto lugar. Que el aspecto más importante de la moda es el glamour, que debe ser así y no como nos sentimos, que tenemos que tener una imagen corporal determinada y nos hacen sentir inadecuados. Me gustaría que hubiera alguna manera de que la industria de la moda se relajara, que fuera más abierta. Imagina que estás leyendo una entrevista de un diseñador exitoso que habla sobre todas las cosas que no le salieron como él o ella quería, o para los propietarios de negocios si su proyecto no tiene éxito y es capaz de hablar de las cosas que no le funcionaron…

Fashion Week es la mayor reunión que tenemos en la industria. Todo el mundo sonríe, pero las sonrisas son una especie de mueca porque mucha gente se siente insegura durante esos momentos y creo que se podrían sentir más relajados en lugar de sentirse mal porque se sentaron en la última fila, o por no tener la ropa adecuada o porque no fueron invitados a algún lugar.

Olivia: ¿Alguna vez te sentiste así?

Anja: Claro. Quiero decir, lo tuve, lo tengo y voy a seguir, pero se trata de ser conscientes. Cuando sucede trato de pensar que está bien, no solo se trata de mí, todo el mundo se siente así, todo el mundo tiene miedo aquí, todos son inseguros, y cuando recuerdo que no soy la única me siento un poco mejor, más relajada y así esos momentos de glamour son más fáciles de tratar, creo.

vestoj-magazine-aiga-design3

Olivia: ¿Crees que la moda, como disciplina creativa, pueda cambiar al mundo no solo en una forma estética?

Anja: No lo sé, por un lado estoy tentada a decir que las empresas con cualquier cambio que ocurra, la mayoría de las personas tendrán que estar satisfechas con el status quo que provoque ese cambio. A pesar de que no hay una gran cantidad de quejas acerca de cómo la moda se está moviendo demasiado rápido y que los jóvenes diseñadores están empujando por ahí en esta rápida rotación de directores creativos y cosas por el estilo, de que el debate de respuesta es realmente bueno y necesario, no sé si afecte a las empresas que realmente impulsan la industria, sabes, el conglomerado es la realización de su respuesta y las empresas grandes son las únicas que deciden hacia dónde  se dirige la industria. Es muy probable que el cambio signifique que no fueran poderosos nunca más y no creo que alguien que tenga poder ahora, le animaría. Las personas que están en el poder tienden a aferrarse y en esa forma no sé si sea razonable esperar que la industria de la moda pueda cambiar. Y si no encuentra una manera de cambiar, entonces, es difícil pensar que sería capaz de cambiar cualquier aspecto más amplio en el mundo. Es una respuesta triste…

Lo que podría decir en lugar de eso es que, hay una cultura alternativa más fuerte que podría crecer en la moda. No sé exactamente si se puede hacer una comparación en esa escala global pero a veces pienso que, en la industria del cine o de la música parecen tener una cultura indie muy saludable. Ahí hay mucho espacio para una voz que está muy lejos de la gran industria, pero también sé que los artistas músicos o realizadores de vídeo independientes se esfuerzan mucho también para poder subsistir.

Olivia: ¿Tienes una época favorita en la historia de la moda?

Anja:  No, no lo sé y ¿tú?

Vestoj3_6

Olivia: Creo que los 40, en términos de estilo me gusta cómo se vestían las personas. Las mujeres tenían un gran tiempo, todos parece que se preocupaban por sí mismos. Y también los 60, porque todo eso revolucionó la ropa; las declaraciones políticas y las declaraciones antisociales que surgieron en las noticias y también la música.

Anja: Estaba pensando en tu respuesta antes de que llamaras y estaba pensando que, no sé, no tengo una apropiada respuesta para darte. Creo que es porque a medida que cambia la moda en general, es un poco difícil para mí dar una opinión que sea independiente de cualquier cosa que no esté de moda en este momento. En ese sentido,  sólo voy a ser un reflejo de la moda en general.

Olivia: ¿Tienes alguna prenda de vestir favorita?

Anja: Sí, en este momento es un trench coat. Es el más importante; es un abrigo oversized,  muy bonito, un poco amplio. Probablemente es de a mediados de los 80 o algo parecido. Mi esposo lo vio, dijo que era muy bonito y lo compró. Un día bebió mucho café y se derramó en el abrigo. Las manchas de café se quedaron en él y se volvió tan hermoso… Tiene diferentes tonos de marrón, en algunos es más fuerte y en otros más suave, parece que se ve como una especie de advertencia y un poco sucio, pero en el buen sentido. Es tan increíble que me encanta, lo tengo, lo llevo en los viajes y a todas partes, cada vez que lo uso recibo cumplidos. Es muy bonito. Ése es mi outfit favorito.

Olivia: Si pudieras darle un consejo a alguien que estudie moda, bueno, cualquier área de la moda, ¿cuál sería?

Anja: Esa es una buena pregunta. Creo que lo más importante para alguien que se dedique a la industria de la moda es que, se cuestione todo lo que lee, ve y oye. Creo que nunca se debe tomar nada como real; si lees alguna crítica de opinión importante sobre un desfile de moda, por ejemplo, debes preguntarte si estás de acuerdo o no, por qué esa persona piensa eso, qué es lo que se esconde entre línea y a veces no son capaces de ver nada. Deben ser capaces de desarrollar sus propios pensamientos, aunque provengan de alguien que sea muy respetado en la industria no quiere decir que esté bien o sea bueno o algo parecido. Debes de construir tu propio pensamiento, desarrollar tu mente y cuestionarte, eso es muy importante.

Olivia: ¿Tienes algún otro proyecto en puerta?

Anja: Absolutamente. El tema de este año, en el que estoy trabajando, es la masculinidad; lo que hace que un hombre sea sensible y espero que esté listo a finales de este año. Estoy elaborando con mi marido, David, una serie de podcasts que me gustaría para el siguiente número: series de entrevistas con diferentes hombres, de edades y razas diferentes, hablando de cómo se ven ellos mismos con la ropa que llevan. Serían monólogos cortos como entrevistas. Estoy interesa da en explorar la radio especialmente. Siento curiosidad por lo que sucedería si le quitas lo visual a la moda, donde solo vas a escuchar para construir tu pensamiento mientras la persona está hablando, eso es lo que me emociona.

A photo posted by MEOW Mag (@_meowmag) on

Puedes comprar Vestoj en línea o en Casa Bosques, próximamente. 

Retrato cortesía de Anja Aronowsky Cronberg

Fotografías de Studio Blanco