keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
VALGUR, una banda devorada por el synth-pop #MeowPick
20.05.2021
Por Irving Alfaro

Desde el 2014, surgió un proyecto muy interesante en Juchitán, Oaxaca, llamado Valgur, formado inicialmente por los hermanos Elizabeth y Hugo Valdivieso, quienes apostaron por un debut convencional estilo balada pop con ‘Trébol’, un disco de 14 canciones firmado por Universal Music, en donde Elizabeth brilla por su voz tan colorida y suave, acompañada por la instrumentación clásica del pop comercial que, desafortunadamente, no dio los resultados que esperaban, por lo que decidieron reinventarse hacia un estilo más auténtico.

La suciedad nos diseño, la sociedad nos devoró

Fue entonces cuando Julio Sánchez se integró a la banda y tiempo después, al finalizar su contrato con la disquera, el trío puso manos a la obra en su siguiente trabajo independiente llamado ‘Zapandú’, en donde logran fusionar parte de sus raíces oaxaqueñas con la cultura pop y al no tener tantas limitantes creativas, incorporaron nuevos sonidos provenientes de un sintetizador Alfa Juno, una caja de ritmos, un teclado y un bajo, con los que adoptaron un sonido mucho más orientado al synth pop y al vaporwave, o como ellos se autodenominan: Weird Pop.

Pero no todo acaba ahí, el grupo llevaría su propuesta a un paso más arriesgado al incluir un tema en zapoteco, lengua natal de los padres y abuelos de Elizabeth y Hugo, quienes aseguran que a pesar de no dominar por completo el lenguaje, sí querían rendir tributo a esa parte de su cultura, de sus tradiciones en Juchitán y de su vida en familia, dando como resultado “Rogelia”, un tema dirigido a su abuela, que funciona al mismo tiempo como un homenaje a la mujer zapoteca.

Oaxaca no es solo flores y tradiciones

Sin embargo, no todo es felicidad para la banda, pues también buscan reflejar el ambiente de violencia, corrupción e impunidad que existe en la región del Istmo de Tehuantepec en canciones como “Bupu” y “El pozo”, que surgen de todo ese ambiente oscuro y violento cada vez más prominente en Juchitán, mismo que sus integrantes observaron mientras se grababa el disco…

“Cuando llegamos a Juchitán nos encontramos con un lugar muy violento, devastado y con muchas muertes. Eso influenció nuestro disco. Tenemos una canción que habla precisamente de la violencia que se vive en el sur, y cómo esta violencia es ignorada por los gobernantes.”

De esta forma su segundo disco ‘Zapandú’, (que toma su nombre de un planta que crece en la región del Istmo de Tehuantepec y que en español es llamada Chintul), resuena con fuerza en distintos sectores independientes, desde aquellos que empoderan a la mujer, hasta aquellos en donde la música se convierte en un instrumento de exigencia y crítica social, sin perder en ningún momento su elemento artístico.

De Juchitán para el mundo

Valgur se ha presentado ya en diversos festivales internacionales como el Barnasants de Barcelona, el Foro Moby Dick en Madrid en 2019 y el Festival Marvin en 2020, colocándolos como una de las bandas nacionales emergentes con mayor fuerza de esta nueva década, al contar con una propuesta muy original y un discurso artístico muy poderoso como lo es la cultura oaxaqueña. Una banda que no puedes pasar por alto y que, como ya te puedes imaginar, es nuestro Meow Pick para este 2021.

Escucha completo su último disco, Zapandú en Spotify y disfruta de una verdadera joya del synthpop mexicano:

@remyboy.aa