keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
Razones por las que ​Mujercitas​ es la película más feminista que podemos ver
14.02.2020
Por Redacción MEOW

Escribo esto como Jo March lo haría; con pluma y papel porque a través de estas palabras trataré de rendirle el tributo que se merece, no solo a ella también a la propia Louisa May Alcott que se encargó de transmitir tantas verdades en un solo libro y a Greta Gerwig cuyo excelente trabajo nos dio posiblemente la mejor adaptación cinematográfica del año.

1. La historia de Jo March

Greta fue fiel al relato de Louisa utilizando a Jo March,(la segunda de las hermanas) como eje central de la historia. Es Josephine March quien toma la decisión de acercarse a su vecino: el solitario Theodore Laurence y cuyo carácter juguetón y poco femenino le pone chispa a la vida de la familia March. Es también Jo March el personaje que rompe cualquier regla o pensamiento tradicional de la época. En Jo March encontramos a la mujer independiente, enamorada de su libertad. Sincera y divertida, apasionada y radical Jo es el reflejo de los problemas con los que se enfrentan las mujeres constantemente; la presión del matrimonio, la brecha salarial y las pocas oportunidades de trabajo.
Bajo la excelente dirección de Greta y armada con las emotivas citas de May, Saoirse Ronan encarna a una perfecta y rebelde Jo mimetizándose tan bien con el personaje que casi olvidas que ella está ahí.

2. Es para TODXS

Quiero citar el personaje de Emma Watson, Meg March para abrir este punto: ​“Solo porque mis sueños son diferentes a los tuyos no significa que no sean importantes.” Es cierto que tanto el libro como la película tienen un poco más de Jo, pero eso no quiere decir que ​Mujercitas solo sea para aquellas cuyos anhelos no incluyan a un hombre en su vida. La historia es especial porque las cuatro hermanas son diferentes, porque tienen distintos talentos con distintos sueños y metas y en el camino aprenden a aceptar cada uno de ellos.
Está bien casarse y querer tener una familia como lo hizo Meg.
Está bien desear mucho más de lo que ahora se tiene como lo hizo Amy.
Está bien buscar independencia y un lugar en el mundo de los hombres como lo hizo Jo. También está bien quedarse en casa como lo hizo Beth.
El mensaje de May aquí es que no hay un solo camino en la vida, así como tampoco hay una sola manera de vivirla ni tampoco un solo feminismo.

3. La historia es lo más actual que podemos ver

No hace falta tener un doctorado o ser crítico de ​La Academia para darse cuenta que la realidad en la que viven las hermanas March no está muy alejada a la nuestra; ésta es la razón principal del por qué la novela aún se sigue imprimiendo y llegando a miles de hogares alrededor del mundo. Son muchas las ocasiones en las que Jo habla sobre el papel de la mujer en la vida cotidiana, el esfuerzo doble que tienen que realizar para sobresalir y tener un salario parecido al de un hombre en su mismo puesto. Por su parte Amy se expresa del matrimonio como un contrato; la mujer siendo el trofeo que intercambia su libertad por una casa, comida, dinero y ciertos lujos, en algunos casos. Aún en nuestros días la expresión “casarte bien” sigue utilizándose y las mujeres que se casan como lo hace Meg en la historia son vistas con malos ojos y con lástima.
Aunque ambientada durante y después de la Guerra Civil, Mujercitas sigue siendo tan actual que duele, que incomoda y causa impotencia pues demuestra que nosotras, las mujeres somos capaces de mucho más.

¿Qué nos debe Mujercitas?
Así como Mark Twain nos dejó tres versiones de ​El Forastero Misterioso; como Charles Dickens nunca terminó ​El Misterio de Edwin Drood y no sabremos qué pasó en realidad con Edgar Allan Poe el día de su muerte, Louisa May Alcott nos debe la gran historia de amor entre Laurie y Jo, esa que está escondida entre líneas y que Saoirse Ronan y Timothée Chalamet llevaron tan bien a la pantalla grande que te hace pensar que simplemente estaban hechos para esos papeles, que era cuestión de tiempo para que Greta los seleccionará y que tal vez ellos serían los encargados de hacer realidad la tan ansiada historia.

¿O es acaso culpa del sistema, del que tanto huye Jo, nuestro deseo de no respetar la decisión de los personajes?

Texto por Dannie Zarazúa