keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Steve Madden, la historia de un icono neoyorquino
28.08.2017
Por Priscilla Estrada

Todo comenzó cuando Steve Madden, un joven de 16 años en ese entonces, trabajaba en una tienda de zapatos llamada Toulouse, en Cedarhurst, Nueva York. Su jefe cool de 26 años que dirigía su propio negocio y manejaba un Mercedes, fue el principal parteaguas que lo impulsaría a tener esta visión emprendedora sobre incursionar en la industria de la moda.

Nada fue fácil, a principios de 1990, Madden fundó su compañía produciendo 500 pares de zapatos en un modesto taller de Queens. Su primer diseño fue un sueco puntiagudo llamado “Marilyn”, el cual se volvió popular en la Gran Manzana mientras Steve vendía desde la cajuela de su automóvil.  Su agudo instinto por los negocios y las tendencias de moda combinando sus raíces neoyorquinas entintadas de rock n’ roll, formaron la esencia del legado de la firma. Diseños como las botas au courrant, las plataformas Slinkys y los Mary Lou, fueron esfuerzos dominantes en el mercado de calzado accesible y sinónimo de estilo.

Tres años después, Steve Madden abrió su primer flagship en el barrio popular y hip de SoHo, luego de haber obtenido tanto éxito con su primera colección donde resaltaban las plataformas, los colores fuertes y los animal prints. Durante este boom de la marca, fue la introducción a toda una generación del icónico zapato de plataforma que nos marcó el corazón a todas las chicas (incluyéndonos): Slinky, modelo que aún sigue innovándose para estar a la venta en cada una de las tiendas hoy en día (lo encuentras online).

Eventualmente más modelos de zapatos fueron marcando tendencia conforme iban pasando los años, como los sneakers Bubba, que cualquier chica que adorara a las Spice Girls moría por tener; las botas Troopa o los Stecy para usar no sólo en alguna date y que marcaron esta estética sexy y girly a la Cher Horowitz en Clueless.

Eventualmente más modelos de zapatos fueron marcando tendencia conforme iban pasando los años, como los sneakers Bubba, que cualquier chica que adorara a las Spice Girls moría por tener; las botas Troopa o los Stecy para usar no sólo en alguna date y que marcaron esta estética sexy y girly a la Cher Horowitz en Clueless.

Por otro lado, Steve no solo nos flechó con los Slinkys, sino complementó ese crush por la moda con una línea de bolsas y accesorios para integrar un estilo de vida auténtico e irreverente como el de cualquier chica Steve Madden.

Hoy en día, Steve continúa como Jefe de diseño de la marca. Encuentra la inspiración en el sex appeal, lo urbano y el rock & roll. Cuando diseña un par de zapatos que cree será el hit, experimenta la misma sensación como la que siente un músico o artista al producir alguno de sus próximos récords musicales. Esta relación del diseño y la música para el empresario fue tan importante que incursionó con Steve Madden Music, una plataforma para músicos emergentes, en la cual han sido parte artistas como The Kills, Marian Hill, Ellie Goulding, Iggy Azalea, Santigold, Tove Lo, GRIMESKaty Perry y Lady Gaga (quienes también son amantes de sus creaciones). Y este amor por la música, también lo llevó a crear su propio sello discográfico 5 Towns Records el año pasado.

Durante más de dos décadas, Steve Madden nos ha ofrecido siempre zapatos trendy, con esa forever-teen vibe y ultra femeninos. Principalmente, el girl power de la marca la hemos visto reflejada en diferentes colecciones como en la de Kendall y Kylie con modelos de zapatos muy girly; o en los prints atrevidos llenos de colores vibrantes que proponía la colección de la cantante de R&B Keyshia Cole; los tonos eléctricos en un par de zapatillas como la música de Iggy Azalea, y hasta las bloggers Peace Love Shea y The Blonde Salad colaboraron con Steve Madden antes de que fueran tan famosas como lo son ahora.

El resultado ha sido un éxito total a lo largo de los años convirtiendo a Steve Madden como una de las historias más sorprendentes de éxito dentro de la industria de la moda de los noventa hasta la fecha. Asimismo, Steve ha sido un ícono crucial que relaciona las tendencias de diseño en el calzado para las chicas jóvenes desde los 90. Steve Madden nos proporciona desde un par de plataformas para salir a bailar a cualquier hora del día, para cualquier lugar, hasta un calzado más ad hoc a la rutina del día a día pero aportándonos ese toque único e individual que celebra la firma.

Collages por Constanza Rodríguez Flores
Material fotográfico cortesía de la marca