keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Diary
Carta Editorial: #MEOWgoesGREEN
12.03.2018
Por Edna Pedraza

Naces, creces, te preocupas por el impacto ambiental que tu presencia en este planeta requiere, por la extinción de la vaquita marina, el derretimiento del Ártico, te cuestionas reproducirte y mueres esperando dejar, después de todo, el mundo en óptimas condiciones para aquellos que vienen detrás de ti sin importar la especie.

Si bien los pequeños esfuerzos resultan bastante valiosos, después de dominar ir al súper armada con tote bags, pedir mi limonada sin popote, declararle la guerra al unicel e incluso sentirme orgullosa de mi dominio del transporte público, inevitablemente siempre viene la pregunta: ¿qué más se puede hacer?.

Me atrevo a decir que somos una generación cada vez más consciente, aunque cierto es que seguimos sumergidos en los hábitos de consumo y de comodidades que empezaron a demandar del planeta más de lo que puede darnos. En el caso de aquellos que sentimos un afecto especial hacia la moda surge una serie de preguntas que incomodan ¿mi amor por la moda es incompatible con mi amor por el planeta? ¿de qué manera puedo balancearlos?.

Preguntas como estas me asaltan cada vez con más frecuencia cuando me encuentran en alguno de esos populares establecimientos de fast fashion contemplando unos zapatos que son todo lo que había soñado – o que hace una temporada Miu Miu me había hecho ver que siempre los había soñado – a un precio accesible para mi cartera pero costoso para la conciencia.

Amar la moda no debería estar peleado con querer un planeta resplandeciente y por eso en este mes en que la primavera vuelve a nosotros, en MEOW vamos a explorar las delicias y las posibilidades de una moda ‘verde’.

MEOW goes GREEN