keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
CARTA EDITORIAL: All Things Must Pass
01.04.2020
Por Olivia Meza de la Orta

Una vez leí que no es bueno aferrarse a las cosas. Seguramente lo han escuchado o leído también. Pero este año que ya culminó su primer trimestre ha traído consigo esta lección que no había entendido por completo. Hasta ahora.

Es inminente la crisis; una crisis que ya vivimos todos y todas a nivel mundial, al mismo tiempo y como una ola que simplemente no puedes frenar. Nos hemos esforzado mucho para que ciertas cosas no sucedan, no nos afecten, no nos duelan. Hemos creado innumerables máscaras para aislarnos aun cuando no estábamos en cuarentena pandémica. Nos aferramos a nuestros sueños, a las personas, a los objetos pero muy pocas veces a la vida. Y aunque nos aferráramos a ella, no podríamos detener el curso de la muerte.

Somos seres duales. Tenemos defectos y virtudes, tenemos el día y la noche, tenemos el sueño y la realidad. No vale el tiempo en casarnos con una sola idea o manera de percibir el mundo. Tu mundo. Vivimos la inevitabilidad y el control está fuera de nuestro alcance. Esto no significa que nos quedaremos sentados y deprimidos o esperando a que nuestras autoridades sean lo que queremos que sean, sino que le demos un giro a nuestro modo de pensar y de actuar. Escribió Jean Paul Sartre en su libro El ser y la nada, “No perdamos nada de nuestro tiempo, quizá los hubo más bellos, pero éste es el nuestro”.

Esta situación es una invitación poderosa para entregarnos al ciclo natural del universo, uno que tal vez no entendamos del todo, que entre toda la humanidad hemos moldeado, sacrificado y amado, y ahora no es menos importante.

Aunque no podamos extinguir por completo lo malo, sí podemos hacer que lo bueno se multiplique, vibre más fuerte y contagie a más gente. El único control que tenemos ahora es el de nosotros mismos y tenemos el poder de accionar a través de una de las virtudes más increíbles del ser humano: la creatividad. Por ello, usemos nuestras herramientas, nuestros dones, nuestras pasiones y desde nuestras casas comencemos a hacer una revisión profunda de nosotros mismos y dar rienda suelta a lo que se nos ocurra hacer. Reconéctate, crea, y por tu paz mental,no te claves en las conversaciones negativas.

Runner with a rainbow and a hippie heart, Peter Max

Desde MEOW Magazine, la plataforma que nació hace siete años como un proyecto escolar, quiero extender una invitación para conocer sus proyectos, sus talentos o consejos como lectorxs y amigues. Quiero saber qué quieren leer, a quién o qué quieren conocer, qué nos puede ayudar a crecer con ustedes. Quiero que MEOW siga siendo este escaparate de difusión amigable e inteligente sobre la cultura de la moda en México y Latinoamérica. Entendemos que el vestir es una parte esencial en nuestra historia y en la historia del mundo, por ello, seguiremos hablando en torno a lo que sucede en este importante acto personal y de consumo. Este mes de abril, lo dedico a abrir las puertas de este medio de comunicación y servir como un portavoz de celebración, orgullo y debate.

Para concluir mi carta larguísima, dejo un manifiesto de aliento para estos tiempos difíciles. Recuerden que nada es permanente, all things must pass💞.

UNIÓN,
porque entre todos el poder es más grande

FE,
porque hay que creer en la esperanza

FUERZA,
porque el corazón se vuelve un escudo bondadoso

RESILIENCIA,
porque la mente sea tu mejor compañera

AMOR,
porque cuando accionas desde un lugar de amor, todo es magia

Sentiremos caídas, pero admiraremos juntos nuevamente desde arriba.

#WEMEOWU

Todas las imágenes de Peter Max, uno de mis artistas favoritos de todos los tiempos