keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
El legado Chanel: 6 sinónimos de estilo a la fecha
19.08.2017
Por Daniela Valero

Estoy segura que todas han visto el legado de Gabrielle –Coco– Chanel como su icono favorito o en inspo para algún outfit increíble. Hoy, más que otros días, resaltamos los detalles del porqué amamos tanto cada una de sus creaciones. Un 19 de agosto pero de 1883, nació Chanel en Saumur, Francia, y a la fecha así celebramos su aniversario; portando sus creaciones en nuestros atuendos y destacando cada aportación en sinónimo de estilo que nos dejó.

2.55 de Chanel o el pequeño bolso negro.

Este pequeño bolso en forma de caja se creó en febrero de 1955; mide 20 cm y por dentro tienes tres prácticos bolsillos. Uno de ellos fue diseñado específicamente para guardar tu lipstick favorito o algún objeto que lleves siempre contigo. Dentro de la doble solapa tiene otro bolsillo, el cual ella misma lo bautizó como: “secreto”. En él puedes guardar tu lucky charm, tu anillo o collar favorito de toda la vida. 

La cadena de metal y piel fue hecha para liberar a las mujeres del bolso de mano y fue inspirada en los bolsos de los soldados de aquella época. Para cerrar con más personalidad, Coco Chanel le estampó la icónica “doble C” en el interior. 

Actualmente vemos este tesoro renovándose constantemente en distintos tonos y texturas, pero los originales de color negro y dorado nunca dejarán de tener un lugar especial en nuestros clósets.

Han pasado 62 años y seguimos creando distintos outfits que van desde tacones con pantalones holgados hasta vestido con tus tennis favoritos junto al bolso must have 2.55 de Chanel.




The little black dress

Creo que nunca debe faltar un vestido negro que quede impecable en ocasiones especiales. El LBD marca la evolución de la moda del siglo XX al XXI, es eternamente apropiado y versátil. Lleva en sus costuras los valores de libertad, respeto, independencia, glamour y resistencia. Es tan perfecto que otros diseñadores lo han reinterpretado en sus colecciones. La diosa Miuccia Prada nos dice con sus propias palabras lo que significa: “Para mí, diseñar un Little Black Dress es tratar de expresar en un simple y banal objeto la gran complejidad de las mujeres, de la estética y del presente”.

La rayas marineras

Al principio era un uniforme con 20mm para cada espacio blanco y 10 mm para las azules. Aunque Coco Chanel no fue la creadora de este diseño, fue la que mejor lo llevó. 

Sucedió en 1917 cuando Chanel llegó a Deauville –un poblado epsquero al sur de Francia–, abrió su segunda tienda y decidió vestir el uniforme de los marineros, sin duda algo arriesgado para la época. 

Aunque ella amaba tanto el estilo, no fue la primera en integrarla a sus colecciones pero sí se convirtió en la abanderada del estilo navy. 
De hecho, una de sus fotos más inmortales fue portando la camiseta en su Villa La Pausa en Roquebrune con su perro Gigot. 

Esto dio paso a que más diseñadores adoptaran el diseño y lo integraran a sus colecciones con el paso de los años, por lo tanto, ahora vemos las rayas en playeras y piezas de alta costura.

El tacón con punta de color

Estos tacones fueron creados hace más de medio siglo a partir de la necesidad de tener unos tacones que pudieras usar de día y de noche y verte impecable. 
La prensa de aquella época los llamaba como “los nuevos zapatos de Cenicienta”. La selección de colores negro y beige es porque quedan con todo y la punta negra es para hacer que tu pie se vea mas estilizado y además protege al zapato del constante uso. 

La cinta de atrás se volvió elástica gracias al taller del zapatero Raymond Massaro. Massaro es ahora la casa parisina más reconocida por crear los zapatos más lujosos del mundo. 

Una vez más podemos comprobar que el legado de Chanel sigue siendo parte de nuestros días,  usando los tacones de día y de noche, con jeans, suéteres y tshirts.

Las perlas

Para Coco Chanel las perlas eran un talismán.
 La historia sucede de pura casualidad mientras Gabrielle bailaba el Charleston, de pronto se rompió su collar de perlas y todos los caballeros se apresuraron a recogerlas en la pista. A Chanel le pareció tan divertida está anécdota que no dejó de usarlas desde ese entonces. 
Además decía que el tono de las perlas le iluminaban el rostro y le daban buena suerte.
 Hoy podemos usarlas con un top y bailando como aretes en nuestras orejas o con un suéter para iniciar un nuevo proyecto. Como sea que las uses no olvides que son de buena suerte o pueden ser la razón de alguna memorable anécdota.

El saco sastre de tweed o la chaqueta de Chanel

Tal vez esta prenda icónica sea la que más importante del legado Chanel o la que mejor representa la liberación del armario femenino. 
A los 71 años, Gabrielle regresó a París para reabrir su atelier. En ese entonces, empezaban las faldas esféricas y abultadas con siluetas rígidas de Dior. 

Una vez más, Chanel decide apostar por una moda nueva, algo minimalista o como ella lo decía “algo adaptado a la realidad”. Así nace el traje sastre de tweed. La tela la trajo desde Escocia; una falda a la rodilla y una chaqueta recta, prendas que permitían libertad de movimiento.

PARIS, FRANCE – CIRCA 1960: Romy Schneider at Coco Chanel studio, in Cambon street, in the 1960’s in Paris, France. (Photo by BOTTI/Gamma-Keystone via Getty Images)

Tiene cuatro bolsillos, todos los botones están marcados con la “doble c” de la firma y tienen un ojal, lo cual es una declaración acerca de la funcionalidad de la prenda. 

Este saco o chaqueta no tardó en volverse un verdadero icono de modernidad y vanguardia, tanto que hasta ahora seguimos combinando con nuestros jeans favoritos y portando una actitud sobresaliente, para triunfar en lo que te propongas.

“Que mi leyenda siga su camino, le deseo una buena y larga vida”

– Gabrielle Chanel

¿Buscabas un regalito Chanel? Descarga su set de emojis para todo lo que no puedes decir con palabras :p