keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Beauty
El verdadero plus size
16.04.2019
Por Olivia Meza

Al definir un cuerpo como plus size puede tener distintas connotaciones. Dependiendo desde el cristal por donde mires, catalogar a una modelo como plus size, ¿es realmente una talla grande? Y si es una talla mayor que la ‘cero’ o la Chica, ¿ya es un modelo plus size? En todo caso, ¿los cuerpos plus size no serían los verdaderos cuerpos?

Entre el auge de las modelos femeninas curvilíneas (los hombres aún no están en esa validación social), la moda ha sido el principal portavoz queriendo diversificar su imagen casi inmaculada de la súper modelo amazónica de la estirpe de Claudia Schiffer o Naomi Campbell en los 90. Aunque históricamente, la moda además de vestir el cuerpo también lo ha transformado, dictándole reglas como cánon absoluto a seguir. También ha estado sujeto a cambios que tienen que ver con el entorno donde ha vivido, comenzando por las prendas de vestir, la alimentación, la salud y la economía. Y gracias a estos factores (solo por mencionar algunos de los que creo más relevantes), el cuerpo se ha adaptado y reunido información en su respectivo ADN y en el consenso social. Por ende para nosotros es muy común ver cierta clase de belleza en los anuncios publicitarios, las revistas o en las pasarelas, tan común que pasa muchas veces desapercibido.

Repasemos a los cuerpos con diminutas cinturas de los siglos XV, XVI y XVII; de la postura liberadora de los diseñadores del siglo XIX al quitar el corset; el regreso de las cinturas de avispa en la década de los 50 y su ruptura en los 60 y 70. En los 80 y 90 nuevas siluetas sobre el cuerpo presidieron, entre ellas el anonimato de la modelo de moda y el estrellato de la misma. Hoy en pleno 2019, nos encontramos con nuevas formas de apreciar el cuerpo y su función social en la esfera de la moda,  la política y de la cultura en general.

En tiempos donde la gente es cada vez más escéptica respecto a las estrategias publicitarias, necesitaban responder ante la demada de identificación y no aspiración. El resultado: modelos plus size. ‘Cada vez más reales‘ podría ser el lema de cómo lo aborda MANGO en su nueva campaña Primavera-verano 2019 para su línea Violeta, la cual está enfocada en diseñar para mujeres en tallas 42 a 54.

Protagonizada por Paloma Elsesser, modelo representada por la agencia IMG, Palomija (como la encuentras como en Instagram), anota en su bio: “some girls are bigger than others” y no podría estar más en lo correcto. Con más de 200 mil seguidores, Paloma es un role model e inspiración para todas las chicas. Su cuerpo es grande y no teme mostrarlo nunca, al contrario. Y su seguridad en ella misma tiene ese tono atractivo que nos hace admirarla. Esta fue la campaña para la firma española con siluetas que resaltan las líneas curvas del cuerpo, en lugar de esconderlas; entrega sin temor un abanico de colores y texturas en mini faldas, vestidos envolventes y tops ¡sin mangas! Solo como un breve recordatorio para amarnos tanto como para lucir así de bien.