keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Lori Goldston: “La escena musical en Seattle sigue viva y muy fuerte”
05.09.2019
Por Irving Alfaro

Lori Goldston es una chelista, compositora, productora, escritora y académica radicada en Seattle que ha podido darse el tiempo de tocar con artistas y bandas de rock, punk, jazz, orquestas sinfónicas e improvisadores; se ha presentado en festivales de cine, música, teatro, danza y ha compuesto cientos de arreglos musicales para museos, exposiciones, cine mudo e incluso pasarelas de moda, desde hace casi 30 años.

En su historial se puede encontrar una interminable lista de colaboraciones, entre las que destacan nombres como David Byrne, Mirah, Jessika Kenney, Eyvind Kang, Stuart Dempster, Terry Riley, Dana Reason, Lonnie Holley, Dan Sasaki, Cat Power, Earth y Nirvana, además de ser miembro de bandas como Black Cat Orchestra y Spectatrone International.

En 2013 Goldston lanzó un álbum en solitario, titulado ‘Film Scores’, a través del sello discográfico Sub Rosa, para luego lanzar su más reciente trabajo en 2018, ‘The Passion of Joan of Arc’, editado por Substrata México, basado en la película de Carl Theodore Dreyer del mismo nombre. Dicho disco la trajo a México ese mismo año para interpretar algunas de sus composiciones en la Cineteca Nacional.

Ahora, a menos de un año de su última presentación, 316Centro pudo traerla de nuevo como parte de los diez festejos de su primer aniversario llamado #Temporada316, cerrando de forma excelsa con Vyctoria, Julian Bonequi y Stephen O’Malley de Sun O))) en SALA, ubicada en Puebla #186 de la colonia Roma, uno de los nuevos espacios de música experimental-alternativa en la CDMX.

Unas horas antes del evento, mientras el soundcheck daba cuenta de la potencia que vendría después, nos dimos cita en el lugar para platicar unos minutos con la leyenda de la música experimental y conocer un poco más sobre ella, su familia, sus inicios como músico, sus impresiones sobre Seattle y la escena musical, su último disco y sus recuerdos sobre el enigmático MTV Unplugged de Nirvana.

Meow Magazine: Muchas gracias por concedernos esta entrevista Lori, me gustaría que nos contaras ¿cómo fue que comenzaste en la música y cuándo decidiste convertirte en un artista de tiempo completo?
Lori Goldston: Creo que no supe qué quería ser durante mucho tiempo, me tomó bastante darme cuenta que quería ser músico, así que por un tiempo tuve algunos trabajos de medio tiempo relacionados con la música. Cuando era una adolescente me interesaba mucho componer y hacer arreglos para cuerdas, pero no tenía mucho conocimiento, así que fui a una escuela artística muy poco convencional en Bennington, que se basaba en la filosofía de aprender haciendo cosas, y hacían que todos los estudiantes tocaran las composiciones de los demás. Fue un poco desconcertante al principio, pero una vez que comienzas y te “ensucias las manos” todo es más fácil. Supongo que ahí decidí ser un músico de tiempo completo.

MM: En algunas entrevistas has dicho que comenzaste tocando la guitarra y luego cambiaste al chelo ¿qué fue lo que motivó ese cambio?
LG: Pues, yo quería estar en la orquesta de la escuela en ese entonces y esa era una de las opciones disponibles para poder entrar, en realidad fue algo circunstancial porque no sabía casi nada al respecto, fue casi como un accidente fortuito (risas).

MM: Corrígeme si me equivoco ¿es ésta es tu segunda visita a México?
LG: No, la primera vez que vine a México fue en 1995 hace más de 20 años, luego vine de nuevo con Earth en 2012-2013 o algo así, y un par de años después de eso regresé a tocar al festival El Nicho, y creo que tuve dos visitas más, así que he tocado bastante aquí.

MM: Te agrada bastante nuestro país…
LG: ¡Por supuesto me encanta venir aquí, amo México! Siempre que vengo descubro muchos lugares nuevos para tocar y hasta ahora he podido hacerlo en Querétaro, Guadalajara y por supuesto la Cuidad de México. En esta última ocasión estuve dos semanas en Guadalajara antes de llegar aquí.

MM: Pude verte en un transmisión en FB live de una estación de radio local y fue increíble. Ahí dijiste que estabas viajando con tu hijo, ¿está aquí? ¿la agrada estar involucrado en todo esto?
LG: Sí, quiso acompañarme en este viaje, aunque en este momento está en el hotel. La verdad no le agrada estar esperando en los soundchecks, son horas y horas de estar sentado, así que prefiere estar en el hotel, pero vendrá más tarde al show.

MM: Has tocado con demasiados artistas y grupos, desde David Byrne, Cat Power, Earth y Nirvana, la lista es interminable; si pudieras escoger una de tus colaboraciones favoritas, ¿cuál sería?
LG: Bueno, creo que genuinamente sería con Earth, somos grandes amigos, también Mirah, otra gran artista y amiga con quien he colaborado bastante, pero creo que Earth es como mi familia.

MM: ¿Qué hay de las otras bandas en donde eres miembro, como Black Cat Orchestra y Spectatrone International?
LG: Oh, claro… esos son algunos proyectos que comencé con algunos amigos y mi esposo Kyle, y aún están en marcha; con Black Cat Orchestra hemos estado tocando por mucho tiempo, aunque ahora está en una especie de pausa. Ocasionalmente nos reunimos cuando sentimos que hay algo bueno que tocar, pero no es tan seguido como quisiéramos. Lo mismo con Spectatrone… es raro tratar de describir el estilo de esas bandas, es como música nostálgica de algo que nunca existió… (risas).

MM: Tu historial de presentaciones es igual de impresionante, desde festivales de música, cine, danza, colaboraciones con escritores etc. etc. y ahora decidiste hacer la música para la película muda ‘The Passion of Joan of Arc’, ¿por qué escoger específicamente esa película?
LG: Me pidieron que la hiciera, de hecho, fue por un amigo que es dueño de un cine en Berkeley, California. Por medio de Fine Arts Cinema, me invitaron a tocar para una presentación especial que tendrían con la hija de la actriz principal de la película, porque estaría de visita, (creo que ya murió, era una mujer de edad avanzada en ese momento). Pero volviendo al tema, la comunidad francesa le pidió a mi amigo que hiciera una presentación porque ella estaría ahí con algunos amigos, y él me contacto, así que para mí fue un gran honor conocerla.

MM: Sentiste que era una progresión natural de tu trabajo, como un reto mayor al requerir mucha improvisación…
LG: Claro, absolutamente, en ese entonces ya había hecho algunos scores para otras películas gracias a mi interés en este tipo de producciones y a que mi amigo, que también disfruta de este tipo de cine, me presentó con Emily, que tenía un cine y bueno, ahí comenzó todo, yo soy casi como una estudiante amateur de cine… soy como una de esas nerds de películas raras (risas).

MM: Es bueno saber eso, tal vez lo próximo que sepamos de ti sea la producción de tu propia película…
LG: Podría ser, ya veremos… de hecho, mi hijo está estudiando cine, apenas tiene 15 años pero le gusta mucho todo lo relacionado a la cinematografía, así que todo es posible.

MM: Cómo fue trabajar con Aidan Baker y Andrea Belfi en este último álbum?
LG: Fue increíble, ambos son músicos muy talentosos, realmente no los traté mucho por nuestras agendas, pero el tiempo de grabación en estudio que pasé con ellos fue bastante agradable y cordial.

MM: ¿Podremos escuchar algo de ese material el día de hoy?
LG: Pues es algo muy diferente, esta película es tan delicada y frágil que puede no ir con el concepto de este show, que es más experimental y amplificado, aunque podría ser, ¿por qué no? sería toda una sorpresa.

MM: Volviendo en el tiempo, específicamente a los 90’s ¿Cómo fue la escena de Seattle? ¿te sentiste parte de ella en ese momento?
LG: Bueno, por la naturaleza de mi música siempre estuve muy al margen, realmente nunca estuve en el centro de esa escena o de algunas posteriores, aunque siempre me gustó el sonido sucio y desgarrado de algunas bandas.

MM: Algunos afirman hoy en día que quizás todo ese momento fue creado e impulsado por los medios…
LG: Oh, para nada, todo fue absolutamente real, esa fue una de las razones por las cuales la música fue tan buena, porque fue una escena proveniente de gente sincera que tenía algo que decir, aunque siempre ha existido una gran cultura musical en Seattle, creo que la única diferencia fue que ocurrió en el momento y el lugar adecuado para llamar la atención de todos. Había algo en todas esas bandas que realmente resonó en muchísima gente y no solo lograron firmar grandes contratos con disqueras, lograron conectar emocionalmente con la gente y eso se sigue notando hoy en día.

MM: Estuviste de gira con Nirvana en 1993, ¿qué tal fue para ti la experiencia de estar en la vorágine del grunge?
LG: Fue genial, para mí fue una experiencia gratificante poder trabajar con ellos sin tener nada de experiencia previa en ese tipo de shows, aún me sorprende que me hayan contratado… (risas). En general eran unos tipos muy inteligentes y graciosos. Además, poder ver a bandas como Mudhoney, The Melvins, The Meat Puppets, The Breeders y algunas otras, abrir los shows de Nirvana, fue muy educativo para mí que venía de una formación más clásica y de jazz.

MM: ¿Hay algún recuerdo especial que se haya quedado contigo del Unplugged de MTV?
LG: Claro, recuerdo que estaba bastante nerviosa porque nunca me han gustado las cámaras y todas esas cosas. Recuerdo también que ese escenario era realmente raro, generalmente no me pongo nerviosa cuando estoy tocando, pero con todas esas cámaras volando a tu alrededor fue una experiencia poco agradable.

MM: ¿Estar en NY le agregó algo de tensión al ambiente?
LG: Bueno, yo soy de NY, así que no fue particularmente algo aterrador para mí, más bien, ellos ya eran realmente famosos en ese entonces y había un montón de supermodelos en backstage esperando a que bajáramos, por lo que fue algo incómodo para mí, pero todo lo demás resultó ser algo muy especial.

MM: ¿Qué es lo que has estado haciendo últimamente, musicalmente hablando?
LG: Pues soy de ir a un montón de shows en Seattle, siempre hay cosas geniales que ver y… bueno, vivo ahí así que aprovecho lo más que puedo. Siempre que puedo asisto a los shows de Earth, recientemente estuvieron de gira con una banda llamada Helms Alee, de quienes he escuchado buenas críticas y fue genial poder verlos a ambos. He tocado con algún par de bandas como Your Heart Breaks y Some Surprises, también he estado tocando con un buen amigo, Dave Abramson, de la banda Diminished Men, que ya tiene un tiempo tocando en Seattle y… ¡son tantas bandas que no puedo recordarlas todas!

MM: ¿Dirías que la escena de Seattle sigue viva hoy en día?
LG: Por supuesto que sí, sin duda alguna, sigue siendo algo muy fuerte. Hoy en día el problema es la gentrificación de toda la zona, todo se vuelve excesivamente caro en la ciudad, entonces todos estamos preocupados de que los músicos y artistas no seamos capaces de vivir ahí, ese es el peligro potencial que existe hoy en día. Así que hemos tratado de ayudar creando más infraestructura para artistas en toda esa zona de acuerdo a nuestras posibilidades.

MM: ¿Qué opinas de vivir conectados en esta era del internet? ¿Crees que esto ayuda a los artistas independientes?
LG: Sabes, como músico siempre he pensado que es más fácil hacer tours y llegar a más personas en todo el mundo a través de internet, cuando MySpace surgió yo acababa de tener a mi hijo y no tenía tiempo de descubrir de qué se trataba todo eso, pero después supe que podía conocer bandas de Santiago de Chile, de Rusia, Japón, etc. y creo que eso realmente ayudó a conectar gente en todo el mundo.

MM: Y, por otro lado, ahora tienes un millón de opciones de donde escoger, lo cual lo hace igual de difícil…
LG: ¡Así es, es un poco complicado! Yo aún suelo comprar discos en tiendas de segunda mano, donde puedes encontrar cosas raras de Korea, de la India, de los años 50’s y demás, pero ahora todo eso también está en Youtube y Spotify, es demasiado, pero sigo disfrutando y adaptándome a la tecnología.

MM: Entonces ¿aún compras discos en físico como vinilos, cassettes y cds?
LG: Por supuesto, me encanta el ‘digging’ en las viejas tiendas de discos, generalmente compro discos raros y viejos. Casi no compro cassettes porque es difícil encontrarlos, pero con los vinilos es diferente porque mi hijo está descubriéndolos y, sabes, se emociona cuando escucha algo de T-Rex o David Bowie en vinil, porque todos sus amigos los escuchan en sus laptops o smartphones, pero cuando escuchas un disco es como un viaje de Kansas al mundo de Ozz y todo se vuelve un tornado de sonidos y colores. Es algo increíble para él. Ese tipo de emociones no las tienes con una compra digital.

MM: ¿Y él también sabe tocar algún instrumento?
LG: Sí, sabe tocar la flauta y le enseño a tocar la guitarra en mis tiempos libres.

MM: ¿Es difícil explicar lo que pasa en tu mente cuando estás tocando o creando algo nuevo?
LG: Claro, es difícil explicarlo con palabras, son un montón de emociones y un poco de concentración. Sin duda es algo complicado, pero si tuviera que explicar cómo me siento al tocar diría que me siento libre.

MM: ¿Alguna otra cosa que quieras decirle a tus fans en la Ciudad de México?
LG: Realmente me encanta estar en su país, la gente aquí siempre me ha recibido con una gran calidez y espero verlos aquí y que disfruten del show. Ω