keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
María Usbeck: La manera en la que vivimos
28.08.2019
Por Irving Alfaro

Después de su paso por la banda de new wave Selebrities, María Usbeck, una chica de Ecuador radicada en Brooklyn, Nueva York, comenzó su carrera solista en 2016 con su primer LP llamado Amparo, con el que llamó la atención de algunos críticos especializados a nivel internacional, como Stereogum, Pitchfork y Goldflakepint al hacer un salto arriesgado con composiciones en español, dejando de lado el misticismo y oscuridad de influencias como New Order y Depeche Mode, para dar rienda suelta a sonidos con matices más coloridos y llenos de vitalidad.

Tres años han pasado desde ese entonces y ahora se encuentra lista para promocionar su segundo material: Envejeciendo, un disco conceptual en donde vuelca todas sus preocupaciones sobre el inevitable proceso de crecer y hacerse viejo y su efecto en las personas, a través de 8 canciones que combinan el inglés y el español con sus vivencias personales.

En Meow platicamos un poco con María para saber más sobre la idea detrás de su segundo trabajo, su proceso creativo, el regreso a sus raíces latinas y la relación con sus antiguos compañeros de banda.

MEOW MAG (MM): Tu carrera comenzó a lado de Selebrities hace casi 10 años, y después de 3 discos (sic) decidieron separarse ¿Fue difícil tomar esa decisión? ¿Hubo un buen término para la banda?
María Usbeck (MA): Sacamos solo 2 discos y un par de sencillos, creo que nos das más crédito del que merecemos (risas), pero sí, fue algo fuerte y difícil. Éramos como una familia, pero al final, fue algo bueno porque me facilitó empezar a escribir canciones que son más como yo, o sea, más de mi estilo. Estar en una banda es lindo por el aspecto de colaboración, pero a la vez es un poco limitante porque no puedes decidir todo solo. Como solista estoy creando la dirección de mis discos y si siento que necesito ayuda, busco con quién colaborar aparte. Por eso me gusta más. Los chicos de la banda ya no componen música, pero están en otros campos creativos y les va muy bien.

MM: A partir de entonces tu carrera en solitario inició con ‘Amparo’, en donde comenzaste a componer en español, lo cual es un regreso a tus raíces. ¿Se sintió como algo natural para ti volver a componer en español?

MA: Al principio fue un poco difícil porque por la falta de práctica no me salían palabras fácilmente. Una vez, me olvidé de cómo decir lampara y bueno no es tan diferente de ‘lamp’… (risas). Fue una locura, pero así te pone trucos el cerebro. Por eso, fue que decidí viajar y sumergirme en países hispanos. El poder soñar en español otra vez, fue lo que realmente me ayudo a poder escribir. Pero esta ahí siempre en mi subconsciente el español, es mi idioma maternal así que nunca me lo olvidaré.

MM: ¿De dónde nace esta preocupación por envejecer y por hacer un disco conceptual alrededor de este tema? Cuéntanos más al respecto.
MA: La primera idea fue una reacción acerca a un comentario. Un amigo que no había visto en mucho tiempo me dijo, “woah, te están saliendo un montón de canas” y me sentí mal… Luego pensando bien, dije “hmm, ¿por qué me siento mal?, qué ridículo” y bueno me obsesione con la idea de cómo son percibidos estos cambios físicos y de cuanto de esto es creado por la sociedad poniendo expectativas de cómo se debe ver una mujer. Creando toda la presión que sentimos por seguir viéndonos jóvenes. Luego me puse a investigar y reflexionar acerca de los cambios mentales, cómo empezamos a dejar las cosas de la juventud y ponernos “más serios”, como dirían nuestros papas (risas). Esta idea de encontrar pareja y tener hijos y dejar de salir super tarde, etc, me hizo darme cuenta de que yo también empecé a pensar diferente en los últimos años. Y conversando con gente de todas las edades sobre cómo se sienten ellos y qué son estos factores y facetas de envejecer, me ayudaron mucho a darle forma a las canciones.

MM: ¿Crees que de alguna manera esta obsesión por la juventud/vejez tenga que ver con la manera tan rápida en la que vivimos en la actualidad?
MA: Puede ser. Con la tecnología por los teléfonos y el internet vivimos en un mundo en el cual podemos crear una personalidad online que no es la completa realidad que vivimos. Es muy raro ver que gente que yo sigo en Instagram comente acerca de alguna enfermedad de la cual estén sufriendo o algún tipo de arruga que les salió. También creo que la manera en que vivimos nos envejece más rápido, este constante estrés, aunque hay obviamente olas de conciencia sobre la alimentación y el ejercicio que creo que ayudan a que nos mantengamos bien. Pero como hablo en Secret in Japan (una de las canciones del disco), la verdad no tengo idea de que es lo que te ayuda a vivir más tiempo… el clima, pasar más tiempo en la naturaleza, no sé…

Estos lugares en el mundo donde la gente vive más de 100 años me interesan mucho y estudié sobre ellos para el disco. Son todos estos factores y tal vez el hecho de que esta gente vive un poco desconectada del mundo, de las ciudades y del estrés, lo que probablemente los mantenga jóvenes y vivan más.

MM: Como artista sabes que algunas canciones se componen naturalmente en minutos, pero otras llevan tiempo hasta estar completamente terminadas. ¿Hay alguna canción que tenga un significado especial o que haya sido todo un reto terminar por algún motivo?
MA: Sí, Un Cabello Gris. La cual fue la primera canción que empecé y la última que terminé. Se volvió un poco complicada musicalmente al igual que las letras. Quería poder hablar de los cambios físicos (como los cabellos) y explicar este sentimiento de que está bien que te sientas mal pero también sería mejor que aprendas a aceptar estos cambios, es parte de vivir, el cambiar y notar que nuestro mundo cambia, es la forma en que sabemos que pasa el tiempo físicamente. Las experiencias son las que nos hacen más sabios creo yo. Entonces, transmitir este mensaje y a la vez decir “todo bien si te quieres pintar el cabello”, fue un poco complicado pero creo que al final resultó en una canción que me gusta mucho. Los cambios musicales de melodías fueron también muchos. Quería encontrar una melodía que emita un sentimiento profundo. Ojalá se escuche de esta manera.

Algunas preguntas rápidas
MM: ¿Cuál es el momento perfecto para escuchar tu música?
MA: Este disco es para esos momentos en que quieras moverte un poco. No rave, sino moviendo el pie un poquito y las caderas un chance. Tal vez para cuando te sientas mal de algo que te haya pasado que tenga que ver con la vejez. Puede ser que lo quieras escuchar cuando visites a tus abuelos o tus papás.

MM: ¿Cuáles son tus principales influencias?
MA: Musicalmente estoy en todos lados, me encanta oír de todo. De música árabe a música clásica. Mis oídos son viejos, yo digo que les gusta más lo antiguo a lo nuevo, especialmente los detalles que ahora con esta música electrónica tan perfecta, no se escuchan. Pero últimamente estoy escuchando música reciente y hay mucha que sí me gusta. Amo esos momentos en los que estoy en la calle o en la naturaleza y el universo me presenta algún sonido nuevo o diferente.

MM: ¿Qué es lo que podemos encontrar en tu última playlist?
MA: Tengo una playlist a la cual añado canciones una vez a la semana por lo menos. Se llama “Spa Sundays” y es de relajación, muy ambient con instrumentos sencillos.

MM: ¿CD’s o Vinilos?
MA: Hasta el año 2002 te hubiera dicho CD’s, pero desde el 2003 hasta hoy, Vinilos all the way!

MM: ¿Qué sigue para María Usbeck en este año? ¿Hay planes para presentarte en CDMX?
MA: Tengo unos shows locales aquí en NY. Todavía nada de gira planeado, pero ojalá pronto. ¡Me encantaría ir a CDMX porque adoro México! ¡Voy de una en una! <3