keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
Muchos perritos y un mural, la fórmula de Gemma Correll
16.12.2019
Por Sara Castañon

A principios de noviembre apareció un mural en la colonia Roma con una de las imágenes más famosas de Alex Norris, “OH NO”. Como parte del proyecto Internet Walls: del internet a las calles de la CDMX, Pictoline y Samsung están trayendo a México a distintos ilustradores que lograron romper la barrera entre el internet y la vida real, haciendo de sus dibujos algunas de las imágenes que han trascendido más allá de lo virtual para convertirse en una realidad de la cultura pop.

Gemma Correll, ilustradora inglesa, vino a México a pintar un mural (obvio hay pugs) y se sentó con nosotras a platicar sobre su obsesión con el arte, los perros y los cómics.

¿Habías estado en México antes? No, es la primera vez que vengo.

¿Y qué te parece hasta ahora? Me encanta, todos me dijeron que me encantaría y así es. Yo creo que tendré que volver.

Diste una plática con Pictoline, ¿qué tal estuvo? Estuvo muy bien. Me pongo muy nerviosa cuando tengo que dar pláticas tan grandes, pero fue divertida. Estaba preparada y todos fueron muy lindos así que me sentí relajada.

Hablaste principalmente de la creatividad, cuéntanos un poco más. Sí, hablé sobre cómo tener una idea y llevarla a algo tangible. Es una de las cosas que más me preguntan, sobre todo porque mi trabajo es muy conceptual por los cómics, e involucra escritura y chistes, entonces quise hablar de mi proceso que es básicamente tomar cosas que ya existen y burlarme de ellas.

También terminaste de hacer el mural, ¿ya habías hecho uno antes? Sí, pero este fue mucho más grande que los otros murales que había hecho. Esta fue la primera vez que proyectaba el dibujo de donde iba a partir, antes simplemente dibujaba a mano alzada, y éste fue más técnico. Tuve mucha ayuda de Pictoline con estos aspectos porque en cuanto se trata de números y medidas, me confundo mucho.

¿Es difícil ir de una ilustración pequeña a algo tan grande? Sí, estoy acostumbrada a dibujar todo muy pequeño entonces fue un poco intimidante, pero con la ayuda de Pictoline estuvo bien. La verdad es que es muy padre ver mis dibujos mucho más grandes de los usual.

Los perros son el centro principal  del mural y de la mayoría de tus ilustraciones, ¿por qué? La verdad es que cuando estaba creciendo me gustaban mucho los gatos, los dibujaba todo el tiempo y tuve un gato llamado Oliver con el que estaba obsesionada. Hice muchos cómics sobre gatos y los enviaba todo el tiempo a una revista en Inglaterra, lo hacía sin que me los pidieran y ellos me decían, “¡por favor deja de enviar comics!”, pero después publicaron uno cuando tenía como 10 años y por error escribieron mi dirección. La gente empezó a mandarme cartas, fotos de sus gatos y dinero, ahí me di cuenta de que podría hacer esto como trabajo. Siempre tuve perros mientras crecía y me gustaban, pero luego descubrí a los pugs y me enamoré de ellos. Todavía dibujo gatos, pero ahora los pugs son mi sujeto principal porque también tengo dos y puedo dibujar las cosas que hacen todo el tiempo.

También dibujas sobre la salud mental, ¿cómo crees que las redes sociales afectan tu propia salud mental? Sin duda puede ser muy difícil ver las vidas de otras personas que parecen tan perfectas; ver a otros artistas y cómo su trabajo se ve tan sencillo y tienen tantos seguidores, tantos likes y tú sólo piensas que para ti es una tortura. Intento no pasar mucho tiempo en las redes sociales porque empiezo a pensar mucho y a dudar de mi trabajo.

View this post on Instagram

💭💭💭 #sketchbook #comics

A post shared by Gemma Correll (@gemmacorrell) on

¿Cómo fue sacar tu arte del internet y volverlo un libro? Las cosas que publicó en el internet tienden a ser muy cortas, entonces hacer un libro es muy desafiante porque hay que planearlo todo y a mí no me gusta planear cosas, ni siquiera hago sketches. Estructurar un libro es difícil, pero me enseñó a crear más narrativas y piezas más largas. Ahorita estoy intentando hacer una novela gráfica y lentamente hacer las cosas más y más largas hasta tener un libro completo.

¿Cuál es el mejor consejo que le puedes dar a los jóvenes creadores que quieren rendirse? Creo que lo más importante es la perseverancia. Yo tuve que trabajar cuatro o cinco años antes de poder dedicarme de lleno a la ilustración. Cuando ves a la gente en las redes sociales parece que se hicieron exitosos muy rápido, pero hay mucho tiempo y mucho trabajo detrás de eso que no ves. También creo que es importante no concentrarse en las redes sociales como la única manera de medir el éxito; hay mucha gente que no usa las redes y crea trabajos increíbles.

¿Cuántas tazas de café tomas mientras trabajas? Tomó dos tazas de café y luego otras dos de matcha, el café es para las mañanas y el matcha para las tardes.

Pueden ir a ver el mural de Gemma en Tehuantepec esquina con Culiacán en la Colonia Condesa.