keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Rotterdam: ZWART, COOL, WITTEN
23.05.2017
Por Priscilla Estrada

Jamás me hubiera imaginado tener la oportunidad de visitar Rotterdam en mi vida. No es uno de los lugares más turísticos donde la gente suele ir cada que tiene posibilidad de viajar a Europa. No es un Italia, París, Londres, mucho menos un Amsterdam, pero sin duda es un lugar que recomendaría a cualquiera, ya que me dejó completamente enamorada.

Desde hace dos años, cuando estuve viviendo por un tiempo en Innsbruck, Austria siempre quise ir a visitar a una amiga que vivía ahí y que hice por Instagram (ya sé, demasiado millennial para ser verdad ja,ja).  Siempre subía orgullosamente fotos a sus redes sociales de su ciudad y cada que lo hacía me quedaba sorprendida de lo moderno y lleno de color que se veía, pero jamás creía que fuera aún mejor en la vida real.

Tuve la oportunidad de visitar Rotterdam hace menos de un mes y me enamoré. En ese momento más que nunca me recordó el dicho que siempre me viene a la cabeza cuando viajo por primera vez a algún lugar nuevo; una fotografía de Pinterest o Instagram jamás podrá mostrarse como una total verdad de algún lugar.

Sin problemas, podría decir que si tienes oportunidad de viajar a Europa próximamente te recomendaría pasar por esta ciudad hoy en día, en la cual jamás imaginarías toda la historia que tiene escondida detrás de esa arquitectura tan moderna y llena de color.

Algunas de las cosas que más me gustaron al visitar esta ciudad de Holanda fueron:

     1. Witte de Withstraat

Es la calle más colorida. En la cual encuentras en casi cada esquina street art de diferentes artistas locales y luces neón.

También es la calle con las mejores tiendas de decoración y diseño, los restaurantes más cool bajo distintos conceptos y tipos de comida; los hostales, los bares y antros underground más alternativos, los cuales no te puedes perder como el WORM Rotterdam o un bar muy conocido al final de esta calle donde no existen las cartas y personalizan tu bebida de acuerdo a los sabores que te apetecen al momento.

   2. Markathal Rotterdam

Es el mercado cubierto más grande de toda Holanda. Sabemos que es algo muy normal en muchas ciudades del mundo, como Barcelona, Copenhague o Estocolmo, pero lo que hace diferente a este mercado es el hecho de que dentro del techo tan colorido (literal) vive gente ya que son departamentos.

En el mercado puedes encontrar desde pescado fresco hasta donas ultra girly.

Es muy fácil de ubicar este mercado, ya que se encuentra a lado del Rotterdam Eye y enfrente de la única catedral o en general, infraestructura vieja,  que sobrevivió a los ataques de la Segunda Guerra Mundial que esta ciudad recibió.

     3. Su street art

No solo Witte de Withstraat esta llena de arte. En general, lo que más me encantó de esta ciudad fue TODO SU COLORIDO. Desde la central del tren, edificios abandonados o detrás del más reconocido biertgarden de la ciudad puedes encontrar mucho street art (eso es igual a muchos spots para tomar fotos).

 

 4. Las casa cúbicas

Estas casas fueron un experimento arquitectónico inspirado en el Ponte Vecchio. Piet Blom diseñó  las primeras casas cúbicas de los Países Bajos en 1984. Su diseño representa un árbol, y el conjunto de las casas forma un bosque. La idea de Blom era construir un pueblo dentro de la ciudad, un refugio en el que tuviera cabida todo tipo de servicios.

La mayoría de las casas están habitadas y es muy caro vivir en ellas, pero lo mejor de todo, es que puedes visitar una de estas Kijk-Kubus, la cual es museo y está abierta todos los días de 11:00 a 17:00 h.

      5. Las tiendas de diseño

No suena ilógico que una ciudad tan llena de arte y cultura goce de varias tiendas de decoración y diseño. Mi favorita fue Groos. En esta boutique puedes hallar desde bolsas con diseños sustentantes de supermercado, camisas bordadas hasta joyería y todo de los mismos artistas, diseñadores y emprendedores de Rotterdam. ¿Qué mejor forma de apoyar el talento y la creatividad local, no?