keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
The Breeders: All Nerve
13.03.2018
Por Irving Alfaro

Las hermanas Deal finalmente regresan con la alineación original que las llevara a la fama con ‘The Last Splash’ en 1993. Atrás quedaron las discusiones entre hermanas, atrás quedaron las adicciones al alcohol y la heroína, las pelas de egos entre los cuatro miembros, la presión de tener otra banda llamada Pixies al borde de la extinción y de ser la banda telonera de Nirvana en Europa.

Pero tuvieron que pasar 25 años… ¡25-LARGOS-AÑOS! para que todos sus integrantes se reconciliaran y volvieran al estudio de grabación para realizar un trabajo nuevo. Y sí, aunque ya se habían reunido hace 5 años para tocar completo el disco Last Splash (con el que vinieron a México a un Corona Capital), no es lo mismo revivir viejas glorias que componer nuevas y vivirlas con el público. Es así que por fin ‘All Nerve’, nombre que recibe su nueva placa, llegó a todas las plataformas de streaming y tiendas físicas el pasado 2 de marzo.

El álbum comienza con un sonido lento de guitarras, con un bajo y batería a ritmo downtempo, con mucha distorsión, hasta que las entretejidas voces de Kim y Kelley comienzan a escucharse muy sutilmente en ‘Nerveous Mary‘, uno de los sencillos promocionales del disco que recuerda un poco a ‘Do you love me now?‘.

Mientras que el sencillo ‘Wait in the car‘, y las canciones ‘Archangel’s Tunderbird‘ y ‘Spacewoman‘, son las únicas en todo el disco con el sonido clásico de The Breeders: un punk ensordecedor con una batería contundente y un bajo poderoso que marca el ritmo en dichas canciones de apenas 2, 3 y 4 minutos y medio de duración, respectivamente. La nostalgia es inevitable, es como regresar a los 90’s e imaginarse bailando y saltando con un pantalón de mezclilla roto y una camisa de franela amarrada a la cintura en medio de un moshpit.

Hay también dos joyas escondidas en este disco que resaltan por la simpleza de sus melodías y la increíble voz de Kim: ‘MetaGoth‘ y ‘Dawn: Making an Effort‘, especialmente ésta última, en donde realmente se siente la melancolía de las hermanas Deal al decir: “Dawn, running us down” una y otra vez hacia el final de la canción, mientras sus guitarras llenan ambiente con un sonido hipnótico, duro y sofocante, casi como si se tratara de Slowdive y su pared inquebrantable de guitarras, que realmente logra erizarte la piel.

En general todo el disco se encuentra permeado de este sonido distorsionado de guitarras, lento y nostálgico que se asemeja mucho al ‘Mountain Battles’ del 2008; no hay muchos “ganchos comerciales” o canciones para la radio, ni coros o estribillos pegadizos. Tal vez se escuche un poco flojo para los amantes del sonido alternativo grungero de los 90’s, pero los fans lo agradecerán, pues se trata de 11 canciones bastante sencillas que en conjunto no te quitarán ni 33 mins. de tu vida. Se trata de un disco corto y fluido, que se mantiene fiel al sonido de la banda desde sus inicios en el 91.

Tal vez el resultado no es tan sorprendente como en sus años de juventud, pero se trata de un digno regreso de las hermanas Kim y Kelley, y de sus amigos Jim McPherson y Josephine Wiggs, que probablemente sólo pretenden cerrar de buena forma un ciclo que, por rencillas entre hermanas, adicciones, problemas personales y algunos arranques de soberbia, había quedado en el limbo por 25 Años.

Al final, me quedo con la frase de Kim en la canción que le da nombre al disco ‘All Nerve’: “I wanna see you, especially you. You don’t know how much I miss you, I may be high, I may hide and run out at you, You don’t know how much I miss you”. Una gran frase en busca de reconciliación dirigida a todos sus fans, a su hermana y a sus antiguos amigos y compañeros de banda. Después de tantos años, es bueno ver que finalmente todos se llevan bien.

7.5 Maullidos en la escala MEOW.

Escucha todo el disco aquí:

@littleremy