keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
Un día de picnic en el desfile militar de la CDMX
19.09.2019
Por Olivia Meza
fotografía Dorian Ulises López

“Parecía un día de de picnic; la gente llevaba rato apartando su lugar para ver el desfile pero fueron los niños los que tenían el mejor lugar”, mencionó Dorian Ulises López Macías, autor de todas las fotografías de este artículo sobre el desfile militar llevado a cabo el lunes 16 de septiembre. Para enmarcar el carácter marcial de México, por primera vez fue encabezado por la Guardia Nacional, es decir, marinos, policías federales y soldados, pero también niñxs (y algunos canes).

El tradicional desfile resulta ser un pasatiempo divertido e incluso alegre alrededor de los asistentes que en su mayoría eran niños y niñas. Es curiosa la dualidad sobre lo que representan la niñez y la milicia conviviendo como si fuera un parque de diversiones, sonrientes y cautivados por los imponentes uniformes de los soldados o por el clásico desfile aéreo que se realiza. Y desde fuera, ver cómo simbolismos de violencia, disciplina y trabajo duro se diluyen para fusionarse con este espíritu de celebración en donde también las mujeres reflejaron un papel crucial al ser alrededor de 4,000 desfilando. Para nosotros, captar este sentimiento es de suma importancia cultural y quisimos mostrar ese lado ingenuo y familiar de uno de los actos más representativos del gobierno en sus ocho kilómetros de recorrido.