keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Waxahatchee: la belleza en la simplicidad de sus canciones
01.05.2018
Por Irving Alfaro

A pesar de haber iniciado como un proyecto alterno y solista en 2010, Katie Crutchfield, vocalista de punk P.S. Elliot, lanzó su primer disco ‘American Weekend’, totalmente “hecho en casa” y bajo el nombre de WAXAHATCHE (nombre de un arroyo en Alabama, de donde es originaria) dos años después para luego dejar de lado su banda original, reclutar a su hermana gemela Allison y comenzar la grabación de su segundo disco ya como una banda.

A partir de entonces las hermanas de Birmingham, Alabama, comenzaron a llamar la atención de radios locales con su sencillo Catfish, mismo que ganó trascendencia al ser incluido en un podcast llamado “Welcome to the Night Vale”, muy popular en EU al tratarse de una especie de comedia de horror surrealista. Posteriormente el disco sería retomado por la revista Dusted Magazine como uno de los mejores discos de Indie del 2012.

Un año después, ya con dos nuevos miembros: Katherine Simonetti y Ashley Arnwine, la banda entregaría su segundo álbum, ‘Cerulean Salt’ recibiendo aún mejores críticas, especialmente en Pitchfork, que le otorgaría un muy significativo 8.4, lo cual les abriría la puerta para comenzar pequeñas giras internacionales a lado de Tegan And Sara. Dicho álbum también les ganaría una mención en Time Magazine, llamando a la banda como uno de los mejores actos a seguir de la escena indie, gracias a un sonido lleno de arreglos simples pero contundentes de guitarra, bajo y bateria que brillaban con la voz de Katie y que por momentos hacen recordar a Liz Phair y The Breeders.

Para 2015, Waxahatchee ya contaba con su tercer disco ‘Ivy Tirpp’, que tuvo una mayor producción en su sonido gracias al trabajo de Kyle Gilbridge y al ser editados por el sello discográfico Merge Records, tuvieron también una mayor creación y distribución de copias en todo el mundo, mientras continuaban tocando en pequeños festivales y abriendo shows de Kurt Vile and The Violators y Sleater Kinney, siendo ésta última banda una de sus más grandes influencias desde el inicio de su primer banda. De este último disco destacan: Under a Rock, Half Moon, Air y  < (less than), en donde se aprecia la calidad de las composiciones en sus letras.

Sin embargo, el éxito comercial vendría apenas el año pasado con la llegada de ‘Out In The Storm’, su cuarto trabajo y por mucho, el mejor de todos, no sólo en cuanto a producción y mezcla, sino a la calidad de las melodías y, una vez más, a las increíbles y elaboradas letras casi autobiográficas de Katie y Allison, inmensamente nostálgicas a la escena Punk de los 90’s. Una verdadera delicia de disco.

De ahí se desprenden los sencillos Never been wrong y Silver, esta última una verdadera joya de rock alternativo a punto de convertirse en un clásico y el punto de quiebra para Waxahatchee, por lo que no descartemos la posibilidad de ver a las hermanas Crutchfield pronto en alguno de los siguientes festivales en nuestro país. Te dejamos el video de su último sencillo y no olvides escuchar su discografía en Spotify.

@littleremy