keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Y U NEED: Wolf Alice
10.01.2018
Por Irving Alfaro

Desde el 2013 las escena underground de Londres ha tenido un interesante resurgimiento, desde el sonido garage-punk de Pulled Apart by Horses, hasta al hard-rock lo-fi de Royal Blood y el psychedelic de Blossoms, han hecho que una vez más, (como si las invasiones inglesas no fueran suficientes) el mundo volteé a las islas británicas para encontrar entre miles y miles de bandas nuevas, alguna que cuente con el talento necesario para poder convertirse en la nueva sensación mundial.

Pero mientras unos buscan a los nuevos Arctic Monkeys y otros continúan implorando una reunión de Oasis o The Smiths, llegan bandas tan increíbles y originales como Wolf Alice, cuatro chicos londinenses que desde el 2013 lanzaron sus primeros dos EP’s: “Blush” y “Creature Songs”, con los que comenzaron a tocar en pequeños pubs locales, hasta que dos años después, tras la salida de su primer LP “My Love is Cool”, comenzarían a llamar la atención de los curadores de festivales internacionales como Coachella, Lollapalooza, Outside Lands, SXSW y Glastonbury.


A partir de entonces, la banda se ha hecho de una reputación excelente, a través de la publicidad más vieja y funcional del mundo: las recomendaciones boca a boca de miles de espectadores que han acudido a sus presentaciones.

El sonido de Wolf Alice es ruidoso, lejos de ser complaciente es políticamente incorrecto y muy honesto; son los gritos de Ellie Rowsell, son los inesperados cambios de ritmo de sus canciones comandados por el bajo de Theo Ellies, los increíbles rugidos de guitarra de Joff Oddie, (de los que Kat Bjelland de Babes In Toyland estaría plenamente orgullosa)
y los incesantes y poderosos ritmos de Joel Amey en la batería. Son sus presentaciones llenas de poder y dureza las que han precedido su repentino éxito.

A principios de 2017, tras el estreno de T2: “Trainspotting 2”, y la salida de su soundtrack, fue una gran sorpresa para ellos saber que los productores de la cinta y el propio Danny Boyle, se tomaran la libertad de incluirlos en dicha compilación para tratar de emular lo que el primer OST lograra hace 20 años: impulsar la música indie del Reino Unido.

Y aunque lo logró a medias (al igual que la película) la sola presencia de Silk en el tercer track y su aparición en la película sirvió para catapultar su primer disco a la cima de los charts ingleses, seguido de 3 sencillos más: Bros, Giant Peach y You’re a Germ, colocándolos en el gusto de miles de chicos amantes de las guitarras distorsionadas y los gritos al estilo punk.

Este año, la banda liberó su segundo LP “Visions of a Life”, con el que afianzaron su sonido duro y sucio, lleno de súbitos cambios de ritmo, muy parecidos a Stellastar*, a los desaparecidos Catatonia y a punk irreverente de Pixies en los 80’s.

Wolf Alice es una de esas bandas que surgen una vez cada 20 años y que podrían desaparecer en cualquier momento, pero indiscutiblemente dejarían marca con sus dos excelentes discos. Si buscas música nueva para salir de la monotonía de la radio, ésta es la banda perfecta para iniciar el 2018.

Checa este playlist con algunas de sus mejores rolas desde su debut en 2013 hasta los últimos sencillos del 2017, te aseguro que terminarás cantando:

“You ain’t going to heaven, cause i’m dragging you down to hell”

@littleremy