keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
A mano, sustentables y hechos en México: tres firmas emergentes de accesorios
11.05.2020
Por Sara Castañon

Nunca he sido muy fanática de usar accesorios. La verdad es que los anillos terminan incomodándome y siempre olvido ponerme collares. Durante un tiempo no usé nada de joyería, creo que fue en esa etapa rebelde en la que rechazaba todo lo “femenino”. Eventualmente me dejó de importar y me empezaron a obsesionar los aretes. Para mí han sido ese elemento primordial que me ayuda a sentirme increíble, arreglada (aunque no conlleve ningún esfuerzo) y segura de mí misma. Hoy les voy a contar de tres marcas mexicanas de joyería hechas completamente a mano y que abanderan una propuesta de sustentabilidad:

Amelia

La delicadeza de las figuras geométricas y colores terrenales son algunas de las cosas que más me gustan de los accesorios de AMELIA. Vanessa Bravo es la fundadora y encargada de diseñar, confeccionar, fotografiar y llevar a cabo todo lo que conlleva tener un proyecto hecho totalmente a mano. Los aretes están hechos de arcilla polimérica, un material muy versátil y con una larga duración de vida, siempre y cuando se les dé el cuidado correcto como no doblarlos o cuidar que nos les caiga perfume o productos para el cabello. Los accesorios de AMELIA destacan por su minimalismo, feminidad y elegancia, pero también porque prometen ser atemporales y hacer sentir empoderadas a todas las personas que los usen.

Sara: ¿Cómo es tener un negocio literalmente hecho a mano?

AMELIA: Lo describiría como muy gratificante y también muy exigente y absorbente, ya que cada proceso de este proyecto es minucioso, a cada paso tengo que ponerle especial atención; es exigente por el lado que tengo que quedar satisfecha con el acabado de cada una de las piezas y al mismo tiempo estar empeñada en mejorar cada vez más la calidad y técnica para el resultado final de lo que ofrezco. Para mi es importante garantizar a los clientes que están obteniendo productos de calidad.

Entre sus productos predominan los aretes, pero también hay broches para cabello y muy pronto Vanessa espera que haya collares, anillos y brazaletes. Pueden ver todos los estilos y hacer sus compras directamente en su instagram.

Rango de precio: desde $120 hasta $380

Porcelings

Esta marca mexicana tiene una identidad más playful y colorida, con un acabado más orgánico, volviendo cada pieza un objeto único y especial. A Dulce y María Vázquez, las fundadoras, no sólo les interesaban los aretes bonitos, pero también ser ecológicamente responsables. Todas las piezas están hechas con fécula de maíz, un material que podemos encontrar en nuestra propia cocina, y que permite versatilidad, pero también innovación, ¿quién hubiera imaginado que la creación de accesorios podría ser producto de un pequeño grano? Por ahora únicamente hacen aretes, para ellas “son como unos signos de exclamación en el rostro humano”.

Sara: ¿Cómo es tener un negocio literalmente hecho a mano?

Porcelings: No lo vamos a negar, es un poco difícil, se tiene mucho trabajo en cada pieza, y saber que las personas hoy en día no prestan atención a los detalles que tiene todo lo hecho a mano, es un tanto desalentador. Pero también nos motivan esas pocas personas que lo aprecian, lo valoran y que reconocen todo el amor y trabajo qué hay en cada par de aretes. Nosotras disfrutamos tanto hacer lo que nos gusta, moldear la fécula y convertirla en unos bellos aretes.

Pueden encontrar todos los diseños y hacer sus pedidos en su instagram, aprovechen que su colección Primavera-verano 2020 está a punto de ser revelada.

Rango de precio: desde $160 hasta $230

Mino Mino

Lo primero que me atrajo de Mino Mino fue la delicadeza de sus piezas, dan esa impresión de ser etéreas sin intentarlo. Todas las piezas (aretes, anillos, collares y brazaletes) giran en torno a una imagen de la luna que enamora a todo quién la vea, despertando nuestra imaginación y curiosidad por la sensación mágica que provoca. El material principal es la cerámica, material que Carolina Gamper (fundadora de la marca) aprendió a manejar mientras era estudiante. Le gusta pensar que mientras moldea el material con las manos, va absorbiendo una parte de ella. Todas las piezas están hechas a mano, por ella y su maestro cerámico en Estudio Cerámico Contemporáneo, aunque también hay algunas piezas elaboradas en colaboración con artesanos mexicanos.

Pueden ver más de sus creaciones y hacer sus compras en su instagram.

Rango de precio: desde $600 hasta $2,500 dependiendo de la complejidad.