keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Carta para mi ex mejor amiga
30.07.2020
Por Dannie Zarazua

Querida ex mejor amiga: ¿quién diría que ahora solo somos un mal recuerdo? ¿Recuerdas dónde nos conocimos? ¿En la universidad o fue una fiesta? No recuerdo ya, parece otra vida. 

No creas que escribo esto porque te extraño, no lo hago, me trae paz no saber de ti, sólo te recordé. Para todo el mundo éramos inseparables; todo lo que podíamos hacer juntas lo hacíamos, nos leíamos la mente. Con una sola mirada nos contábamos historias y con una sola palabra entendíamos el mundo.

Ambas tan jóvenes, tan ansiosas, tan despiertas, nos pasábamos el día soñando con algo que nunca llegó. Debo de confesar que cuando se cumple alguno de mis planes mi cerebro me urge el escribirte, contarte qué pasó y entonces recuerdo que tu camino de repente se separó del mío. 

Nuestras manos se soltaron, algo se rompió, no estoy segura qué pero dolió.

Contigo aprendí que la amistad no significa tener una vida similar, aprendí que el camino nunca será lineal, que las personas pueden estar sin estar y soltar sin haber soltado, aprendí que todo lo que un día me dijiste pudo no ser verdad pero todo lo que trataste de enseñarme lo fue.

Me quedo con tu sentido del humor, con la forma tan simple que tienes de ver la vida, con tu vibra, con tu determinación y tu fuerza. Me quedo con el momento más vulnerable que tuvimos, me quedo con tus palabras de apoyo, con tu coraje y con todas las veces que no te rendiste. 

Cuando te fuiste todo fue oscuridad. Si te soy sincera dejarte ir ha sido una de las cosas más difíciles que he hecho pero cuando de verdad te fuiste me encontré a mí misma y la luz que me faltaba. Volvernos un par de extrañas fue dolorosamente feliz.

Ahora sé que tú y yo solo fuimos una parada un poco más extensa y extenuante que las demás, que, como muchas otras cosas que ya he superado, perteneces a mi vida anterior y ahí te vas a quedar.       

Agradezco todo lo que me enseñó tu partida, la herida que abriste fue la puerta que tuve que cruzar para comenzar a vivir y pido perdón si yo te hice una igual. Te deseo una vida plena como la que un día me contaste pero sobre todo que nuestros caminos nunca se vuelvan a cruzar. 

Feliz día internacional de la amistad