keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
El lado verde de la moda
25.04.2018
Por Diana Luna

La moda internacional ha tenido cambios radicales en los últimos años, cambios en direcciones creativas, cierre de tiendas y nuevos rostros le han dado a la industria un aire fresco, renovado. Otro de los cambios más evidentes y positivos ha sido el número de diseñadores que han asumido su responsabilidad social optando por cambiar sus sistemas de producción, otros se han enfocado a reducir sus emisiones de carbono o elegido cambiar las pieles por alternativas sintéticas.

Firmas como Tom Ford, Calvin Klein, Ralph Lauren y más recientemente Michael Kors, Gucci, ArmaniHugo Boss y Versace decidieron darle un giro 360 a sus sistemas de producción y sustituir las pieles reales por las sintéticas. Esta filosofía ya había sido propuesta por Viviene Westwood y más tarde por Stella McCartney y Edun. Hace unos años el tema de sostenibilidad escasamente se debatía o se ponía en titulares, pero en la actualidad es un tema principal y muchas personas están consientes de ello.

La amenaza del cambio climático no es una moda ni mucho menos un tema secundario cuando se trata de la segunda industria que más daña el ambiente. Estas posturas ante una problemática mundial colocan a la moda en una dirección positiva para el futuro, involucrando tecnología e innovación para su creación.

La moda de lujo impulsa ahora la sostenibilidad. Gucci es uno de los ejemplo más recientes al lograr revolucionar el concepto de lujo renunciando al uso de pieles, material que hasta entonces había sido fundamental para su adn. La moda ética y respetuosa con el ambiente ha marcado un antes y un después para la industria internacional y esto ha inspirando a más creativos a hacer lo mismo en sus firmas.

Tom Ford ha cambiado su modelo de producción a uno casi totalmente ético, la búsqueda por procesos amigables con el planeta ha sido constante para su firma y durante la última década lo ha llevado a incorporar materiales sintéticos y explorar otras alternativas. Esto le ha ganado el reconocimiento como el mejor diseñador internacional además de defender la etiqueta ‘Hecho en Italia’ en los Green Carpet Fashion Awards otorgados por la Camera Nazionale Della Moda.

También firmas como Burberry y Diane von Furstenberg se han unido a la lista de las casas de moda que buscan tener un menor impacto ambiental, incluyendo en sus colecciones piezas de faux fur que semejan con exactitud materiales de procedencia animal, siendo pocas las diferencias entre ambos y dándole al consumidor posibilidades al momento de elegir.

Si bien aunque la realidad inminente es que la piel está pasada de moda, sigue siendo un tema en debate y recientemente The Bussines of Fashion publicó una nota en donde se exponen casos en los que marcas británicas como Boohoo y TK Maxx tenían publicidad falsa en calzado y accesorios de pieles sintéticas para la cual se usó mink, piel de zorro, conejo y chinchilla.

Los textiles altenativos están incorporándose a la industria y así lo demuestra Stella McCartney quien desde 2001 apostó por pieles sintéticas en sus colecciones con constantes mejorías en sus materiales. La filosofía de McCartney naturalmente se alinea a las demandas actuales sin despegar la vista de su concepto inicial, colaborando con Bolt Threads en la creación de un vestido hecho con seda de araña como alternativa a la seda habitual, la cual implica matar gusanos, así como con Adidas al diseñar tenis en conjunto con la organización ambiental Parley for the Oceans reciclando los residuos de plástico que contaminan los océanos.

Y por si fuera poco, recientemente Stella McCartney volvió a poner los ojos sobre uno de los problemas más importantes en la contaminación. Su campaña primavera-verano 2018 visibiliza el grave daño ambiental a causa del consumo de plástico principalmente proveniente de botellas, popotes y bolsas.

¿Qué puede hacer la industria de la moda en México para no ser parte del problema?. No olvidemos que, a día de hoy, muchos compradores siguen ajenos al daño que la moda rápida, prácticamente de usar y tirar, está causando a nuestro entorno. Y aún hay mucho por hacer.

¿Qué se puede hacer en México para ser parte de la solución? En MEOW hemos escrito sobre las propuestas de moda vintage y ropa second life como Vintage Hoe, Akami Store, Stolen Honey, Jardín de Hallazgos, entre otras, que además de tratarse de piezas prácticamente únicas, su precio es accesible incluso para los cazadores de moda más exigentes. Ni que decir del nulo impacto ambiental que tienen estas alternativas al hacer el mayor uso posible de las prendas que ya circulan en el planeta antes de comprar ropa nueva.

El papel de los medios especializados en moda también es el de investigar y exponer las alternativas que ayudan al desarrollo del sector de moda en México. Sólo en un compromiso circular la moda avanza sin dejar otra huella que no sea sólo por el estilo.

Collages por Diana Luna