keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Sucio, desesperado pero liberador: lo nuevo de Fiona Apple como la guía perfecta para la cuarentena
30.04.2020
Por Irving Alfaro

Parece que Fiona Apple llegó en el momento indicado con su nuevo álbum Fetch the Bolt Cutters después de estar fuera de los reflectores por un rato. Este disco se traduce como el manual perfecto para no morir de desesperación en una cuarentena que agudiza los sentidos y las emociones al mil por hora.

Para este punto del 2020, algo tan bizarro como I want you to love me, Cosmonauts y Rack of His, en donde Apple se desgarra la garganta gritando, gimiendo, sollozando y murmurando cosas al micrófono, pasa ya como algo normal e incluso conmovedor después de vivir una amenaza nuclear, una pandemia y una invasión extraterrestre con meteoritos, en solo cinco meses.

Pero luego vienen las cartas fuertes del disco como Shameika y Ladies, en donde Fiona se explaya para exponer la hipocresía de las personas; mientras que Relay es una carta abierta a todos los haters en redes sociales y lo simplista de muchos influencers. De nuevo las filosas y agudas letras de esta compositora neoyorquina se hacen presentes en Newspaper y Under the Table, esta última con un verso digno de enmarcarse:

“I’d like to buy you a pair of pillow-soled hiking boots
To help you with your climb
Or rather, to help the bodies that you step over along your route
So they won’t hurt like mine…”

La canción que le da nombre al disco fue una de las últimas inclusiones al momento de grabar su quinto álbum donde, dicho sea de paso, Cara Delevingne ayuda en los coros. “Sabía que el disco se llamaría así, incluso antes de que hiciera la canción, y aunque no soy del tipo de artistas que le pone nombre a un disco por una canción, sentí que aún tenía algo importante que decir, tenía que escribir algo y terminó convirtiéndose en Fetch the Bolt Cutters”, mencionó Fiona.

Las 13 canciones del disco se escuchan temperamentales y viscerales, incluso un poco lo-fi, como si la producción estuviera ausente a propósito; se siente como un disco hecho en la sala y el garage de tu casa, mientras tu perro le ladra al vecino, mientras decides tomar tus herramientas para arreglar tu armario o mientras preparas tu desayuno, en fin… Incluso la portada del disco se muestra tan simple y minimalista como un collage hecho en una escuela primaria y aun así, suena mucho más original que los 15 minutos de fama que todo el mundo busca en Tik Tok.

Tal vez las últimas canciones del disco On I Go, Drumset y For Her rememoren más al viejo estilo de Apple, mucho más melódico y orientado al R&B y al soul. Aunque ciertamente la última canción de ‘The Idler Wheel…’ Hot Knife, ya reflejaba un poco el camino que seguiría la cantautora en un futuro, ahora materializado como su quinto trabajo de estudio.

No sé qué tan bien funcione este disco una vez que el mundo regrese a la “normalidad”, ni sé que tan objetiva sea mi crítica mientras me encuentre en un encierro programado, pero lo que sí sé, es que esto es lo mejor que uno puede encontrarse en medio de una cuarentena: perros ladrando, martillos, tuercas ajustándose, sierras, histeria, hipocondría, desesperación. Cada quien lidia con el encierro como puede y eso fue lo que Fiona Apple puso en este disco tratando de resumir la vida en medio de una reclusión mundial, tratando de convivir con los demás y con uno mismo sin volverse loco. Como Fiona misma dijo sobre el disco: “Todas las canciones giran sobre la idea de tomar las putas pinzas, cortar las cadenas que te atan y salir de ese lugar que no te hace feliz”.

‘Fetch the Bolt Cutters’ es liberador y catártico en todos los sentidos, obligado para esta cuarentena y un gran rival a vencer en este año lleno de sorpresas. Un disco que seguro figurará entre lo mejor del 2020.

5/5 Maullidos

@littleremy