keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
Los imaginarios transgresores de la moda: i-D Kitchen '17
03.05.2017
Por Diana Luna
fotografía Diana Luna

La industria de la Moda continuamente se construye y fortalece en nuestro país, por ello, generar espacios para todas las propuestas de diseño es importante. i-D Kitchen surge como una plataforma determinada a mostrar las propuestas más arriesgadas y disruptivas dentro de la escena de moda nacional e internacional. Por segundo año, i-D, en colaboración con Swarovski, nos presenta a tres diseñadores que transgreden la estética contemporánea a través de piezas y discursos únicos.

Omaruiz fue el encargado de iniciar la pasarela su colección Otoño-invierno 2017. Sus diseños mostraron un juego dinámico entre proporciones y sensualidad, conformados por bloques de textura y colores sólidos como rojos, naranjas y azules. Pantalones oversized contrastaron con leotardos y vestidos en transparencias que develaban siluetas estilizadas con olanes. Alberto Ruiz, diseñador de la firma, se inspiró en pensamientos conductuales basados en bailes de graduación de los años setenta y ochenta para esta temporada.

Enseguida, las texturas de Víctor Barragán salieron a la pasarela con su firma homónima Barragán. “Larmes Prehispaniques” es el título de esta colección donde a través del terciopelo, sus piezas se perciben como una segunda piel; leotardos con cortes geométricos ceñían el cuerpo mientras que cubrían parte del rostro. La paleta de color fue compuesta por tonalidades cálidas como beige y por naranja complemetadas por el blanco y negro. Su exploración de siluetas ha dado como resultado un estilo distintivo, reconocido en la cultura japonesa. La unificación de personas a través de su colección fue la principal inspiración acompañada siempre por un performance en donde los modelos demostraron la estrecha relación con el arte dentro del imaginario de Barragán, quien busca exaltar la belleza en cualquier medio posible.

La marca estadounidense 62us cerró esta edición con una experiencia visual única. Siluetas extra grandes en mezclilla y estampados geométricos se complementaron con máscaras que enfatizaron cada pieza. Una colección dominada por tonalidades azules mantuvo a todos los asistentes atentos a cada conjunto, creados para poder coordinarse entre sí de diversas maneras. Piezas básicas como vestidos, chaquetas y trajes confeccionadas esculturalmente crearon un recorrido visual que culminaba en los accesorios Swarovski, y remarcaron la fuerza y el dinamismo esenciales de este diseñador anónimo.

La noche fue amenizada por el sonido R&B de Girl Ultra presentada por Finesse Records. El blanco impoluto de la pasarela resaltó cada silueta, los colores y los diseños creados por cada firma. En conclusión, fue una atmósfera perfecta celebrar una moda más transgresora y crear más cambios positivos en la industria.