keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
Mordechai, el viaje psicodélico de Khruangbin
02.07.2020
Por Irving Alfaro

Hace unos meses pudimos escuchar un EP del trío de Houston, Khruangbin, a lado de León Bridges llamado ‘Texas Sun’, con cuatro cortes llenos de un funk, soul, y experimentación fina y pulcra. Sin embargo, la banda dejaría lo mejor para finales del mes de junio con la llegada de ‘Mordechai’, su tercer disco de estudio, con el que nos llevan de nuevo a un tremendo viaje lleno de nostalgia psicodélica y mucho virtuosismo propio de sus influencias, que van desde la música iberoamericana, hasta algunas bandas del lejano oriente y África occidental que, por lo general, suenan absolutamente diferente a cualquier progresión de notas a las que estamos acostumbrados en los géneros musicales occidentales. Mordechai se trata de sonidos muy diferentes, poco explorados de este lado del mundo.

Saltar al abismo

El concepto del álbum gira en torno a la festividad de su ciudad natal y a una experiencia que la bajista Laura Lee Ochoa, tuvo durante un viaje de relajación y exploración, en donde conoció a un chico llamado Mordechai, quien insistió en que saltara desde el borde de una pequeña cascada a una alberca en el fondo. Laura Lee al decidirse y saltar, cuenta que ese momento fue tan impactante y lleno de energía para ella, que incluso se atrevió a escribir y tomar un rol mucho más profundo en la banda al cantar con más soltura y confianza. Mordechai se trata de un pequeño homenaje a aquel hombre.

Canción por canción

El disco brilla con mucha intensidad en canciones como So we won’t forget, Time (You and I) y con If there is no question, en donde domina un sentimiento de júbilo y alegría que toman el control desde el primer acorde. Mientras que Dearest Alfred y One to Remember se encuentran en nivel mucho más tranquilo y contemplativo, que por momentos resuena un poco al lo-fi hip hop que ha ganado tantos seguidores en Youtube y Spotify por su aparente simpleza.

Father bird, mother bird y Shida son una oda a la experimentación oriental, muy característica de bandas como Kikagaku Moyo y ‘Mono’ (sin el reverb), que resulta muy agradable para calmar los sentidos en un día agitado.

Por otro lado, su tercer sencillo llamado Pelota conjunta raíces de flamenco con funk y soul de forma tan magistral que es uno de los puntos más alegres y formidables de este material, sin duda alguna, en donde la voz de Laura se convierte en un catalizador de alegría que invita a mover el cuerpo, como si estuviéramos en una playa contemplando el atardecer.

A viajar, amigues

Khruangbin vuelve a mostrar que aún es posible experimentar con el espíritu pscodélico, mezclando ritmos como el flamenco, el funk, el soul, con ritmos orientales y africanos, que en una primera impresión pudieran parecer alejados o antagónicos de toda la civilización occidental, pero después de algunos minutos se transforma en un experiencia deliciosa.

Si pudiera definir el sonido de Mark Speer, Laura Lee, Donald Johnson en una palabra seria Arriesgados. Un disco bastante accesible y ligero de apenas 10 canciones que fluyen como un arroyo en medio de un bosque, tan apacible y tranquilo que bien podría tratarse de un viaje al interior de nuestra conciencia.

4/5 Maullidos