keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Fashion
Trajes de baño con consciencia social
28.03.2020
Por Sara Castañon
fotografía Cortesía de la marca

La moda ha estado en el ojo del huracán cuando se trata de señalar las malas prácticas que predominan en la industria. Algo que le hemos reclamado es su falta de humanidad o su exceso de industralización. Por ello creemos en la importancia de dar un espacio y ayudar a visibilizar a aquellos proyectos independientes que contribuyen a un cambio más positivo en ella.

RayaPinta es un proyecto 100% mexicano de trajes de baño hechos con tejido con gancho por mujeres privadas de su libertad en el penal de Santa Martha Acatitla. Este proyecto fue creado por María Argüelles, de 27 años, en el año 2017. Lo nombró así en honor a su mantarraya favorita y comenzó mientras estaba estudiando Psicología. Empezó por las ganas de aprender a tejer, nos contó en entrevista, así que tomó un curso de tejido con gancho con el colectivo @madejajaja y, confiesa, era la peor del grupo, pero siguió aprendiendo y poco a poco fue logrando hacer bottoms con el corte ideal.

RayaPinta inició trabajando con personas con síndrome de Down, pero María se dio cuenta que la capacitación era un proceso muy largo y complejo, por lo que tuvo que abandonar el proyecto. Posteriormente, comenzó a trabajar con Reinserta –organización mexicana que ayuda principalmente a hijos de madres privadas de su libertad– gracias a una amiga que estaba haciendo su servicio social y a partir de ese momento iniciaron una alianza. En esta industria, injusta en muchos casos, María fue muy transparente con nosotras contándonos que a las mujeres con las que trabaja les paga por cada pieza que tejen, se venda o no,  y el 40% de las ganancias se van para la organización.

“Me gustaría inspirar a otras marcas a incluir poblaciones vulnerables en sus procesos. Yo creo que si todos los negocios tomaran en cuenta a aquellos que están completamente abandonados, este país sería otra cosa: sería mucho más justo y un país justo es un país feliz” –María Argüelles

Le preguntamos a María cómo es un día habitual cuando va a trabajar con las mujeres en la prisión:
“Voy al penal femenil de Santa Martha Acatitla todos los martes; preparo mi taller desde el lunes junto con Valeria (ella es del equipo de Reinserta y, ahora, mi amiga) revisamos el inventario, checo las entregas del martes pasado, hago las cuentas de cuánto hay que pagarle a cada tejedora y saco el dinero del banco. El martes despierto a las 8 d ela mañana y voy por mi cafecito en lo que Valeria pasa por mí para irnos a Santa Marta. Cuando llegamos pasamos la inspección del material y el cateo, recorremos los pasillos de la prisión y llegamos al salón en donde doy mi taller. Normalmente cuando llego ellas ya me están esperando, son 13 mujeres con las que tengo una relación increíble, hemos llegado a querernos ya que en el taller platicamos mucho y yo siempre estoy dispuesta a escucharlas. Una vez que me instalo, les pago a todas, me entregan las piezas en las que trabajaron en la semana y les doy material e instrucciones de las piezas que tienen que tejer para la siguiente sesión. 
Es muy raro cómo me siento los martes porque al mismo tiempo que me encanta ir al penal y amo estar con ellas, ese lugar demanda muchísima energía y me siento completamente drenada. Drenada pero feliz”.

Pueden conocer más de la marca y adquirir sus productos en rayapinta.com.mx ¡No las pierdan de vista en Instagram! Próximamente RayaPinta espera tener más puntos de venta y un showroom, e incluso replicar el modelo de trabajo en otros penales del país.