keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
#YUNEED La melancolía y la belleza de Angel Olsen
08.11.2017
Por Irving Alfaro

Con una voz hipnotizante, inquietante, casi seductora y la delicadeza de cada uno de los rasgueos de su guitarra se puede describir a la perfección la música de Angel Olsen, una chica de St. Louis Missouri que a sus 30 años y tres discos en su carrera, se ha convertido en uno de los actos más frescos y originales de la última década.
Olsen, quién ha colaborado anteriormente con el cantante norteamericano de Folk Bonnie “Prince” Billy, LeRoy Cach de Wilco y Tin Kinsella, ha recibido elogios de la crítica especializada tras la salida de su LP “My Woman” en 2016, considerado como uno de los 50 mejores discos del año por Rolling Stone, mismo que la llevaría a realizar presentaciones en diferentes festivales internacionales como Austin City Limits, Pitchfork Music Festival, Newport Folk festival y Primavera Sound, por mencionar algunos.


Este año tendremos la fortuna de presenciar su música por primera vez en la Ciudad de México gracias al festival Corona Capital 2017 el próximo 18 de noviembre y, a pesar de no ser una de las bandas estelares, sí es uno de los actos a seguir de cerca, pues seguramente dará mucho de qué hablar debido a la sencillez, honestidad y contundencia de todas sus presentaciones en vivo.

Angel Olsen performs at the 2014 Pickathon Woods Stage.

“Special” es el nombre del segundo sencillo del citado nuevo disco, y fiel al sonido característico de Olsen, mantiene una melodía suave acompañada de su frágil voz, casi un susurro que crea un ambiente etéreo y sensual del que es difícil escapar.

Por si fuera poco, Olsen prepara la salida de su cuarto LP titulado “Phases”, a estrenarse una semana antes de su presentación en México, por lo que es un hecho que podremos escuchar canciones nuevas durante su presentación en el escenario Doritos de este año. Todo esto hace de Angel Olsen una de las mejores razones para dejarse envolver en la sutil melodía melancólica de su voz y sumergirse en un interminable espiral de emociones. Ideal para escucharse en pareja… o para conseguir una.