keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
Placer gráfico: Bárbara Tutifruti, amuletos para la "vulversidad"
12.03.2021
Por Arianna Bustos


Si hay algo que me hace pensar en el trabajo de Bárbara Tutifruti es el amor. Sus piezas, en especial la joyería,  – por la que nos acercamos para hablar de vulvart – nos dan una excusa para tener cerquita del corazón y en todo momento parte de nuestra identidad y ser, la vulva.

Fue por ahí a finales del 2018 cuando dejó de importarle qué tipo de contenido y obras “debería” compartir y siguendo el impetú universitario con un discurso social o sexual, Bárbara comenzó a acercarse más al vulvart.

Para mí es una celebración, como un reencuentro. Pienso que la sociedad nos prefiere ignorantes y yo soy muy feliz haciendo vulvas, conecto con otras personas y ha sido un proceso muy sanador porque la vulva es una imagen que ha sido constantemente censurada por todas partes, desde libros de medicina hasta en el lenguaje. Es muy interesante ver las tan diversas re-interpretaciones en el arte, cada quien tiene un acercamiento diferente, eso me fascina.

Tampoco es para todxs y lo respeto, pero por el simple hecho de hablar de la “vulversidad” y su anatomía, te das cuenta que muchas personas aún no saben la diferencia entre vulva y vagina ni que la vagina tiene poco o nada que ver con el placer sexual. Es información que por medio del arte se vuelve accesible. Es un bienestar colectivo”, menciona.

Bárbara tiene piezas de materiales totalmente distintos, va de la cerámica al plástico o la plata, su favorita porque tiene mayor control de ella y es el material con el que más cómoda se siente. “Además la plata siempre la puede fundir y reutilizar. Dura para siempre”

A la artista y diseñadora llegamos por  Limere su proyecto de joyería, tiene piezas de distintos tamaños y figuras que con verlas remueven fibras que pueden ir de lo divertido a lo poético.

“Limere nace al crear mi primer pieza de joyería (2017) unas mancuernillas de bulldog que le hice a mi pareja sin saber nada de joyería (…) Después entré a Hard To Find pude ubicar qué camino quería yo tomar. Reconocí que de lo que más me gusta hablar, leer, y aprender es del amor y sus dinámicas; y en el amor hay de todo, pero lo que más me interesa es volverlo un tema positivo desde la crudeza: aceptar cómo nos afectan las endorfinas, disfrutar responsablemente de nuestra sexualidad, agradecer los vínculos “que fueron”, y dejarse sentir para sanar” , cuenta sobre los inicios de su marca.

La joyería como un acto de autoexploración

“Todo proceso creativo (sea dibujar, bordar, cantar, étc) es un acto de autoexploración. Todo lo que hacemos proviene de una parte de nosotres, sea un deseo, alguna memoria, o algún sentimiento”

Dentro de las piezas en Limere, vemos dijes con forma de papaya vulvánica, platapitos y  palabras como Cíclica o Cuir, creo que podría ser un acto de provocación, pero también de aceptación.

Y al respecto de eso, Bárbara nos dice que, “Si pudiera elegir “provocar” algo es a cuestionar la incomodidad. Muchísimos prejuicios o tabúes que tenemos provienen de discursos conservadores. No puedo ni quiero controlar cómo se siente la gente al ver mis piezas pero siempre estoy abierta a dialogar sobre mi obra porque no necesariamente el arte debe pararse por sí mismo, pienso que el contexto de dónde o cómo surgen es muy necesario, más cuando mi intención es visibilizar y reconciliarme con ciertos temas. Volviendo a la pregunta quizás busco un poco de ambas: “provocar” a entender”

Estas son las piezas favoritas de Bárbara (no solo de Limere, sino durante tu trayectoria)

De Limere al “platapito” (2018) definitivamente le tengo un cariño especial. Porque juega con la secrecía ya que está chiquito, también es discretamente alburero por su forma, y es la pieza que más respuesta entusiasta tiene.

Después está “La Concha” (2019) que es muy pura en su lenguaje y también juega con las palabras. Me gusta mucho que el mismo material ofrece cierta transparencia al tallarlo muy cerca al núcleo y al colocarlo en dirección al sol permite pasar un poco la luz justo por la entrada vaginal.

Varias vulvas de cerámica (2019) que hice, una de terracota, otra de pasta pigmentada, otra pintada estilo talavera, otra con esmalte nácar basada en mi vulva… en esa colección me divertí bastante al explorar los distintos materiales, además de que durante su elaboración fue enteramente dentro de un taller de cerámica de un querido amigo (ceramic-able) y quienes entraban curioseaban en lo que estaba trabajando.

La pussy de neón para Festival Prohibido (2019), siempre quise hacer una pieza en neón. Es una vulva con un halo sobre ella: yo tuve clases de “educación” sexual en escuela católica, fue terrible. Para mí la iconoclasia en los genitales, por ejemplo, es renunciar a la cultura del sacrificio/ culpabilidad en el placer y el goce, porque así lo viví hasta entrando mis 20 años. Pues bueno mucha gente se tomó fotos con ella y eso me hizo muy feliz.

Por último un pito de cerámica que esmalté completamente en oro de 14k, claro que lo tengo en mi sala sobre la mesa de centro. Es totalmente brillante, imposible no verlo.

Por cierto, su obra La Concha estará en la Milano Jewelry Week el próximo mes de junio. Además estrena proyecto, el podcast Amorfina en el que incluirán temáticas relacionadas con las relaciones, y la sexualidad a través de entrevistas con expertes. Un episodio nuevo a la quincena.

PLUS

Nombre: María Bárbara González H. León (aka Bárbara Tutifruti)

Nació en Guadalajara, Jalisco

Qué te gusta leer: ¡Cómics! Novelas gráficas con temáticas de sexualidad, feminismo, y aventura. Tipo, “El fruto prohibido” de Liv Strömquist, “Persépolis” de Marjane Satrapi, “Laura Dean Keeps Breaking Up with Me” de Mariko Tamaki, y todas las historias de Bryan Lee O’Malley.

Qué te gusta escuchar: Me gustan mucho el pop, indie rock, progresivo y el hiphop/reguetón de morras. Tipo Arcade Fire, Janelle Monáe, Tegan and Sara, Kali Uchis, Cariño. No puedo trabajar sin música, o podcasts.

Flor o fruto: Me gustan mucho las flores pero amo las frutas como las fresas y el plátano.