keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Culture
'Ya no estoy aquí' y la moda intercultural en México
03.06.2020
Por Edna Pedraza

Expresarse a través de la moda resulta tan liberador que difícilmente se sale bien libradx de ello, ésa siempre ha sido una constante. La libertad es polémica; como lo ha sido despojarse del corset, usar minifalda, dejarse el cabello largo y la barba, ponerse tatuajes, el bikini, peinarse una mohicana. Dependiendo de quién nos mire podemos ser tan majestuosxs como encontrarnos cargando una pesada cruz.

Tal es el caso de Ulises, protagonista de Ya no Estoy Aquí, el más reciente éxito de Netflix que cuenta la historia de un chico de 17 años residente de uno de los barrios marginales en Monterrey, Nuevo León, seguidor de la cumbia rebajada y víctima de las violentas circunstancias que imperan en nuestro empobrecido país.

Fueron las imágenes de los Terkos bailando que circularon en redes sociales las que me llevaron a darle play a este largometraje de Fernando Frías de la Parra, premiado en la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia y que se sitúa en la cuna de la Kolombia, un movimiento donde la cultura chicana y los ritmos colombianos se fusiona,  resultando en un estilo musical y de vestimenta tan peculiar como magnético.

El vestuario a cargo de Malena de la Riva y Gabriela Fernández refleja de manera impecable las prendas clave en el clóset kolombiano: los pantalones tumbados, las jerseys de americano, los escapularios,  las enormes camisas de cuadros casi abotonadas en su totalidad; los pulcrísimos Converse, las cachuchas coronadas, la Virgen de Guadalupe estampada, medio cráneo rasurado y el resto del pelo meticulosamente trabajado con gel.

Ulises, interpretado por Juan Daniel García ‘Derek’, hace referencia directa a Enrique ‘Pelón’ Olvera cuyo retrato por Stefan Ruiz fue difundido hace casi 10 años a través de Vice, donde también conocimos el trabajo de Amanda Watkins y su magnífica documentación en este tema, introduciendo al mundo entero a este culto regio de música y baile.

Enrique ‘Pelón’ Olvera por Stefan Ruiz

Elizabeth ‘Beba’ Fuentes por Stefan Ruiz

Cristian ‘Clon’ por Stefan Ruiz

El cholombiano es un interesante caso de interculturalidad. Una especie de latinización del cholo chicano, que ha sido influenciado por otros grupos culturales con los que convive en los barrios pandilleros de Estados Unidos, y a la vez recuerda a los Zoot Suit o Pachucos que ya en los años 40 se rebelaban ante la discriminación padecida por sus orígenes mexicanos luciendo elegantes con pantalones extra anchos. Una migración que empieza de Jacona, en Michoacán, México; extendiéndose al sur de California o hasta la ciudad de los vientos, Chicago, Illinois. Pasando luego por Medellín, Colombia, a una noche de sonidero en la colonia Guerrero en la Ciudad de México y con parada final en alguno de los barrios sobre los cerros de Monterrey.

Fotografía de Carlos Álvarez Montero

Fotografía de Carlos Álvarez Montero

Zoot Suit

Zoot Suit

Zoot Suit

La riqueza de los detalles visuales en esta obra nos entrega un montón de momentos memorables, desde la exquisita paleta de color que se observa de manera especial en las escenas de baile –una de ellas me hizo pensar en las vibrantes combinaciones del cine de Wes Anderson –, hasta el singular amarrado de las agujetas en los Converse.

En conjunto, la música, la fotografía y por supuesto la historia, hacen de Ya no estoy aquí una película que vale todo el tiempo de ver. En un país donde siempre estamos mirando a otro lado para encontrar inspiración, es increíblemente grato recordar, que a pesar del permanente estado de violencia en que vivimos, la creatividad es la mejor forma de escape. Tal vez algún día nos salve.