keyboard_arrow_left
close
keyboard_arrow_right
Highlights
La estética sombría y extrañamente bella de Floria Sigismondi
31.10.2022
Por Irving Alfaro

Hablar de una mujer versátil y prolífica como Floria Sigismondi no es tan sencillo. Su particular forma de retratar el mundo a través de su trabajo como fotógrafa, directora de videos, guionista, artista conceptual y, recientemente cineasta, muestra diferentes líneas de trabajo que parecen tomar diferentes rumbos, sin embargo, todos convergen en una línea que ha definido su obra a lo largo de los años. Me refiero concretamente a la música como forma de expresión artística.

Sigismondi ha podido manifestar de forma contundente y clara su propia visión a través de la música de numerosos proyectos musicales y artistas. Su estilo podría definirse como una realidad alterna muy sombría, decadente y macabra, que en icónicos videos musicales de artistas como David Bowie, Muse, The Cure, Christina Aguilera, Sigur Rôs, The White Stripes, Leonard Cohen, Björk, Yves Tumor, Katy Perry y Dua Lipa, se puede apreciar con solidez.


Entornos distópicos y sombríos

En sus inicios como fotógrafa de moda, Floria trabajó de manera local con bandas canadienses dirigiendo sus videos musicales a través de una compañía llamada The Revolver Film Co. Desde ese entonces su estilo tan oscuro y paisajes oníricos llamaron la atención de muchos músicos, artistas y fotógrafos por igual. En alguna ocasión ella misma definió su estilo -de forma muy elocuente- como: un submundo entrópico habitado por almas torturadas y seres omnipotentes, en mundos devastados y ajenos, inequívocamente ligados a la realidad, como si fueran sombras de nosotros mismos. ¡Y vaya que sí!

Los trabajos con los que logró notoriedad a nivel internacional fueron durante la década de los 90 de la mano de Marilyn Manson, Amon Tobin y David Bowie, específicamente con los videos de The Beautiful People, Four Ton Mantis y Little Wonder, en donde el mundo vio con asombro y rechazo un nuevo nivel de perversión, oscuridad, blasfemia e irreverencia, tan desconcertantes y polémicos como las personalidades de Bowie, Manson y Amon, quienes deambulaban frente a la cámara con figuras amorfas y famélicas, con aparatos ortopédicos en entornos surreales, como si se tratara de una película de Lynch o Cronenberg.

Anti-Aesthetic

A pesar de que su trabajo ha sido multipremiado en diversas ocasiones y ha trabajado con prestigiosas marcas como GUCCI, M.A.C., Equinox y META de Mark Zuckerberg, Floria mantiene una línea muy incisiva sobre el mundo de la moda, desafiando lo estéticamente establecido como bello y centrándose en la deconstrucción del cuerpo humano mezclado con la posibilidad de una transformación con piezas ortopédicas y prostéticos metálicos. Casi podríamos decir que el trabajo de Floria ha impactado a nuevos cineastas como a Julia Ducournau, quien en su última película ‘TITANE’, indirectamente nos remite a esta imagen del video Without love de Alice Glass.


Su más reciente película de horror ‘The Turning’, también mantiene la misma estética onírica y surrealista con algunos trasfondos musicales a cargo de Warpaint, Alice Glass, Kim Gordon, Courtney Love y Empress Of, con los que crea un imaginario sobrenatural por momentos más propositivo que el de figuras como Tim Burton, Michel Gondry o David Fincher, que durante los 90 también sentaron las bases de una estética muy particular.

Incluso a través de ‘Horror Show’ en colaboración con The New York Times, Eat The Sun, Immune y Redemption (sus ultimas compilaciones fotográficas) lleva su relación poética y siniestra al límite con imágenes que intentan recrear de forma espontánea desde la locura hasta una escena de crimen, valiéndose de figuras como Nicole Kidman, Daniel Kaluuya y su propia hija, Tosca Vera Sigismondi.

Floria y el cine

Tal vez su punto más ligero en términos comerciales sea su ópera prima: ‘The Runaways’, centrada en la extraña relación amor-odio entre Joan Jett y Cherie Currie, mientras dan vida a una de las primeras bandas de punk lideradas por mujeres; así como algunos videos que ha realizado con figuras del pop como Fiona Apple, Cristina Aguilera, Justin Timberlake y Katy Perry, en donde deja de lado su temática lúgubre y muestra que también puede adaptarse a otros géneros musicales de forma orgánica, sin perder su estilo y revelando que su visión como artista va más allá de una estética monocromática.

Lady of Darkness

Todo esto hace de Sigismondi una de las artistas multifacéticas más completas de la época contemporánea, quién guiada por su amor a la música desde su infancia (sus padres eran cantantes de ópera en Italia) la proveería de un sello muy particular que ayudaría a definir el tono y la forma en que percibimos la esencia de muchísimos artistas de los 90’s y principios de los 00’s, que hoy en día tal vez no tendrían ni la mitad de su fama de no ser por los increíbles videos que los acompañaron en su carrera.

Inspirándose en autores, pintores y fotógrafos como Hans Bellmer, Gottfried Helnwein y Stelios Arcadiou (Stelarc) para dar forma a sus ideas y crear sus propios mundos viscerales y retorcidos, Sigismondi reclama un lugar propio en el mundo del arte visual y nos invita a reflexionar sobre la belleza de lo sombrío, de lo oculto; a entendernos a nosotros mismos y a los demás como seres imperfectos que, de vez en cuando, dejamos salir nuestro lado más oscuro al exterior, tal como ella, que aparece bailando de forma extraña contra una pared en el video Obstacle 1 de Interpol, hasta que en determinado momento resbala y cae, como cualquiera de nosotros… solo para volver a reinventarse una vez más.

@remyboy.aa